viernes, 16 de julio de 2010

Navas de Tolosa



Hay días en la historia de algunos países que merecen recordarse; celebraciones de independencia, descubrimientos y tradiciones de naciones que pueden presumir de tenerlas, de poseer una historia que no empezó hace dos dias, y que les hace conocerse a si mismas y sentirse orgullosas de su pasado.

En la mayoría de países es así; los franceses celebran su toma de la Bastilla, los americanos sus días de la independencia y el resto de europeos algún hecho glorioso de su historia. Bueno, menos nosotros, claro.

Aquí todo el mundo sabe que la historia, la que importa, la que enseñan a nuestros hijos en clase empezó en la república, y es la que nos meten a todas horas en libros y películas subvencionadas, documentales y series de televisión infumables. El resto, lo de antes, es “leyenda negra” fascistadas de batallas, conquistas y triunfos de un imperio que puso al mundo de rodillas. De entre todas ellas, por lo que significo y por como se logro, una de mis favoritas ha sido siempre la batalla de las Navas de Tolosa ¿les suena? ¿no? no me extraña y es que no era una batalla de la guerra civil, ni heroicos republicanos murieron defendiendo sus ideas y bla,bla, bla. Para colmo fue parte de una guerra religiosa, de cristianos contra moros (válgame dios, con lo políticamente incorrecto que es eso) así que ya ni se enseña ni es estudia, solo una fecha mas que se da de pasada, corriendo y deprisa, para llegar a la guerra civil, que es lo que les interesa que estudien los niños.

Hoy es el aniversario de esa batalla, y desde aquí quiero dejar constancia, pero no voy a ser yo quien se lo cuente, dejo que lo haga el maestro Pérez reverte, que como siempre, lo borda.

Disfruten.


“Ya ni siquiera se estudia en los colegios, creo. Moros y cristianos degollándose, nada menos. Carnicería sangrienta. Ese medioevo fascista, etcétera. Pero es posible que, gracias a aquello, mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle. Ocurrió hace casi ocho siglos justos, cuando tres reyes españoles dieron, hombro con hombro, una carga de caballería que cambió la historia de Europa. El próximo 16 de julio se cumple el 798 aniversario de aquel lunes del año 1212 en que el ejército almohade del Miramamolín Al Nasir, un ultrarradical islámico que había jurado plantar la media luna en Roma, fue destrozado por los cristianos cerca de Despeñaperros. Tras proclamar la yihad –seguro que el término les suena– contra los infieles, Al Nasir había cruzado con su ejército el estrecho de Gibraltar, resuelto a reconquistar para el Islam la España cristiana e invadir una Europa –también esto les suena, imagino– debilitada e indecisa.

Los paró un rey castellano, Alfonso VIII. Consciente de que en España al enemigo pocas veces lo tienes enfrente, hizo que el papa de Roma proclamase aquello cruzada contra los sarracenos, para evitar que, mientras guerreaba contra el moro, los reyes de Navarra y de León, adversarios suyos, le jugaran la del chino, atacándolo por la espalda. Resumiendo mucho la cosa, diremos que Alfonso de Castilla consiguió reunir en el campo de batalla a unos 27.000 hombres, entre los que se contaban algunos voluntarios extranjeros, sobre todo franceses, y los duros monjes soldados de las órdenes militares españolas. Núcleo principal eran las milicias concejiles castellanas –tropas populares, para entendernos– y 8.500 catalanes y aragoneses traídos por el rey Pedro II de Aragón; que, como gentil caballero que era, acudió a socorrer a su vecino y colega. A última hora, a regañadientes y por no quedar mal, Sancho VII de Navarra se presentó con una reducida peña de doscientos jinetes –Alfonso IX de León se quedó en casa–. Por su parte, Al Nasir alineó casi 60.000 guerreros entre soldados norteafricanos, tropas andalusíes y un nutrido contingente de voluntarios fanáticos de poco valor militar y escasa disciplina: chusma a la que el rey moro, resuelto a facilitar su viaje al anhelado paraíso de las huríes, colocó en primera fila para que se comiera el primer marrón, haciendo allí de carne de lanza.

La escabechina, muy propia de aquel tiempo feroz, hizo época. En el cerro de los Olivares, cerca de Santa Elena, los cristianos dieron el asalto ladera arriba bajo una lluvia de flechas de los temibles arcos almohades, intentando alcanzar el palenque fortificado donde Al Nasir, que sentado sobre un escudo leía el Corán, o hacía el paripé de leerlo –imagino que tendría otras cosas en la cabeza–, había plantado su famosa tienda roja. La vanguardia cristiana, mandada por el vasco Diego López de Haro, con jinetes e infantes castellanos, aragoneses y navarros, deshizo la primera línea enemiga y quedó frenada en sangriento combate con la segunda. Milicias como la de Madrid fueron casi aniquiladas tras luchar igual que leones de la Metro Goldwyn Mayer. Atacó entonces la segunda oleada, con los veteranos caballeros de las órdenes militares como núcleo duro, sin lograr romper tampoco la resistencia moruna. La situación empezaba a ser crítica para los nuestros –porque sintiéndolo mucho, señor presidente, allí los cristianos eran los nuestros–; que, imposibilitados de maniobrar, ya no peleaban por la victoria, sino por la vida. Junto a López de Haro, a quien sólo quedaban cuarenta jinetes de sus quinientos, los caballeros templarios, calatravos y santiaguistas, revueltos con amigos y enemigos, se batían como gato panza arriba. Fue entonces cuando Alfonso VII, visto el panorama, desenvainó la espada, hizo ondear su pendón, se puso al frente de la línea de reserva, tragó saliva y volviéndose al arzobispo Jiménez de Rada gritó: «Aquí, señor obispo, morimos todos». Luego, picando espuelas, cabalgó hacia el enemigo. Los reyes de Aragón y de Navarra, viendo a su colega, hicieron lo mismo. Con vergüenza torera y un par de huevos, ondearon sus pendones y fueron a la carga espada en mano. El resto es Historia: tres reyes españoles cabalgando juntos por las lomas de Las Navas, con la exhausta infantería gritando de entusiasmo mientras abría sus filas para dejarles paso. Y el combate final en torno al palenque, con la huida de Al Nasir, el degüello y la victoria.

¿Imaginan la película? ¿Imaginan ese material en manos de ingleses, o norteamericanos? Supongo que sí. Pero tengan la certeza de que, en este país imbécil, acomplejado de sí mismo, no la rodará ninguna televisión, ni la subvencionará jamás ningún ministerio de Educación, ni de Cultura”


Y después de las palabras de quien escribe mejor que yo, una última reflexión; mucho Termopilas y mucho espartanos, pero esta batalla fue tan heroica como aquella, y tan decisiva para Europa, o incluso más, porque al igual que aquella, si se hubiera perdido, Europa como la conocemos hoy día, no seria la misma. Pero nadie conoce ni recuerdan esta batalla ni quienes lucharon en ella.


Asco de país.

11 comentarios:

Wafah dijo...

La historia está ahí y nadie la va a cambiar. Ganaron los cristianos pero los musulmanes no eran tan malos como los pintas. En Andalucia estuvieron siete siglos y dejaron un poso de su cultura que ha hecho que seamos uno de los pueblos con más riqueza cultural de toda España. Ahí está esa maravilla llamada "La Alhambra" y esa preciosa historia del ultimo rey de Granada, Muhammad XII, o como lo llamaban los cristianos Boabdil. En la colina llamada "el suspiro del moro", y viendo como su ciudad estaba ya en manos cristianas, se puso a llorar y su madre Aixa le dijo:"Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre".
Mentiria si no dijera que Andalucia es medio mora, tanto por el legado que dejarn mis antepasados aqui como por la forma de ser de los andaluces tan parecida a nosotros en tantas cosas. Yo amo esta tierra y la considero ya como mía y seria muy bonito que los demas pueblos tuvieran la capacidad que ha tenido el pueblo andaluz de absorver toda la riqueza de los pueblos que por aqui han pasado y convertirse en un auténtico crisol de razas y de cultura que la han enriquecido. Saludos emigrante.

Anónimo dijo...

tiempos remotos, que no vuelvan .. paso de los arabes , no tiene algo mas de actualidad para comentarrr, jejej..la falta de respeto al codigo de la circulacion por ejemplo..que eso si que es una batalla moderna, jooorrr , por esta peninsula han pasado un monton de gente de todos los lados, no me extrañña, aqui hay sol playa(ahora muy deteriorada),chiringuitos,montañas con nieve, lagos interiores , bellos paisajes, y sus personas un encanto de peninsula iberica , peninsula iberica, pillaron...alianza de civilizaciones le dicen por aqui...guenas noxes saaaludoss

elena dijo...

...1212, Batalla de las Navas de Tolosa, marcó el inicio de la Reconquista...Una fecha que todos los de mi generación recuerdan, por lo fácil del numerito.
Esa, 1492 por el Descubrimiento de América y 1812 por la Pepa (en aclaración a Anónimo, la Pepa es la Constitución de Cádiz, llamada así porque se promulgó el día de San José).
Pocas fechas más recuerdo, yo soy de ciencias y tengo más fresca si cabe la formulación inorgánica.
Pero hasta ahí llego.
Claro que yo soy de los de la EGB.

maximusIII dijo...

Ya verás, Emigrante, pasará igual que como la película del Cid, que tuvieron que venir los americanos a hacerla porque aquí nos avergonzamos de nuestra grandiosa historia, excepto de nuestra estupenda Segunda República.
Curiosamente aquí en Jaén, que es donde se produjo la batalla de las Navas de Tolosa, nuestra querida alcaldesa socialista (pero de familia de derechas, que aquí nos conocemos todos) ha decidido cambiar el nombre del parque donde se ubican los monumentos de la batalla de las Navas de Tolosa y de la batalla de Bailén, la otra gran batalla ganada en nuestra provincia. Pues bien, la susodicha progresista ha pensado que eso de llamarse Plaza de las Batallas es muy facha y, aprovechando la nueva Ley de Desmemoria Histérica, ha cambiado el nombre por el de La Concordia, que es mucho más progre y tolerante. Pues sí, Emigrante, la parte progre de España se avergüenza de nuestra historia. Si entablas conversación con ellos te das cuenta de que consideran al Cid un mercenario, a Don Pelayo un cabrero que tuvo mucha suerte, a los Reyes Católicos unos sádicos que para terminar de saciar su sed de sangre llegaron incluso a casarse para juntar dos reinos, y la Reconquista en general una guerra de religiones intolerable (pero de la conquista musulmana previa necesaria para que haya una reconquista no dicen nada). Y así un largo etcétera.
Sin embargo, y con esto aprovecho también para contestar a Wafah, el asesino medio vasco acomplejado Abderramán III (Abd-al-Ramán para los moros)o el saqueador Almanzor (Al-Mansul era como le llamaban entonces)están cubiertos de una especie de mantra místico, quizá como fruto de la Alianza de los Incivilizados, que oye, resulta que no mataban, que se dedicaron a extender su gran cultura basada en el estudio y no en la guerra. Permitidme que me ría, jajajajajajajjajajajajajjajajajajajajajaja.
Lo de las tres culturas es una gran mentira. ¿Qué eran las juderías que todavía conservamos? Seamos serios, eran guetos, como Chinatown en Nueva York, o el barrio italiano de Chicago, pero en versión medieval, época oscura donde las haya, excepto para los enemigos de España, qué casualidad.
Cualquiera que haya leído un poco de historia de España sabe que la Alhambra fue construída por los esclavos mozárabes residentes en la zona, que para eso eran ciudadanos de segunda clase. Según la Sharia (la ley islámica) la sociedad se dividia en clases raciales; en primer lugar estaban los árabes, en segundo puesto los magrebíes, después mozárabes y judíos, y finalmente los esclavos. Nada de convivencia pacífica ni milongas. ¿Andalucía medio mora? jajajajajajajjajajajajajja. Fernado III el Santo, al llegar a la ciudad de Sevilla anunció a los moros: tenéis dos opciones, os vais con vuestras cosas u os vais sin ellas. La única plaza en la que no fueron expulsados fue la de Granada. Los moros de allí se fueron a las Alpujarras, donde tuvieron que ser expulsados en el siglo XVII por Felipe III para que dejaran de asesinar a la población. Seguro que hubo algo de mezcla, pero tampoco nos considaremos medio gitanos porque lleven en España más de 500 años. Hay que recordar que Andalucía no es Al-Andalus, venimos de los repobladores castellanos y aragoneses (éstos en la parte oriental), y si alguien tiene la oportunidad de consultar un archivo histórico, lo comprobará. Sus auténticos herederos se encuentran debajo del estrecho comiendo moscas y pegando a las mujeres.
Perdonadme por la larga parrafada, posteo poco, pero cuando lo hago, me quedo a gusto. Saludos a todos!!!!

maximusIII dijo...

Ya verás, Emigrante, pasará igual que como la película del Cid, que tuvieron que venir los americanos a hacerla porque aquí nos avergonzamos de nuestra grandiosa historia, excepto de nuestra estupenda Segunda República.
Curiosamente aquí en Jaén, que es donde se produjo la batalla de las Navas de Tolosa, nuestra querida alcaldesa socialista (pero de familia de derechas, que aquí nos conocemos todos) ha decidido cambiar el nombre del parque donde se ubican los monumentos de la batalla de las Navas de Tolosa y de la batalla de Bailén, la otra gran batalla ganada en nuestra provincia. Pues bien, la susodicha progresista ha pensado que eso de llamarse Plaza de las Batallas es muy facha y, aprovechando la nueva Ley de Desmemoria Histérica, ha cambiado el nombre por el de La Concordia, que es mucho más progre y tolerante. Pues sí, Emigrante, la parte progre de España se avergüenza de nuestra historia. Si entablas conversación con ellos te das cuenta de que consideran al Cid un mercenario, a Don Pelayo un cabrero que tuvo mucha suerte, a los Reyes Católicos unos sádicos que para terminar de saciar su sed de sangre llegaron incluso a casarse para juntar dos reinos, y la Reconquista en general una guerra de religiones intolerable (pero de la conquista musulmana previa necesaria para que haya una reconquista no dicen nada). Y así un largo etcétera.
Sin embargo, y con esto aprovecho también para contestar a Wafah, el asesino medio vasco acomplejado Abderramán III (Abd-al-Ramán para los moros)o el saqueador Almanzor (Al-Mansul era como le llamaban entonces)están cubiertos de una especie de mantra místico, quizá como fruto de la Alianza de los Incivilizados, que oye, resulta que no mataban, que se dedicaron a extender su gran cultura basada en el estudio y no en la guerra. Permitidme que me ría, jajajajajajajjajajajajajjajajajajajajajaja.
Lo de las tres culturas es una gran mentira. ¿Qué eran las juderías que todavía conservamos? Seamos serios, eran guetos, como Chinatown en Nueva York, o el barrio italiano de Chicago, pero en versión medieval, época oscura donde las haya, excepto para los enemigos de España, qué casualidad.
Cualquiera que haya leído un poco de historia de España sabe que la Alhambra fue construída por los esclavos mozárabes residentes en la zona, que para eso eran ciudadanos de segunda clase. Según la Sharia (la ley islámica) la sociedad se dividia en clases raciales; en primer lugar estaban los árabes, en segundo puesto los magrebíes, después mozárabes y judíos, y finalmente los esclavos. Nada de convivencia pacífica ni milongas. ¿Andalucía medio mora? jajajajajajajjajajajajajja. Fernado III el Santo, al llegar a la ciudad de Sevilla anunció a los moros: tenéis dos opciones, os vais con vuestras cosas u os vais sin ellas. La única plaza en la que no fueron expulsados fue la de Granada. Los moros de allí se fueron a las Alpujarras, donde tuvieron que ser expulsados en el siglo XVII por Felipe III para que dejaran de asesinar a la población. Seguro que hubo algo de mezcla, pero tampoco nos considaremos medio gitanos porque lleven en España más de 500 años. Hay que recordar que Andalucía no es Al-Andalus, venimos de los repobladores castellanos y aragoneses (éstos en la parte oriental), y si alguien tiene la oportunidad de consultar un archivo histórico, lo comprobará. Sus auténticos herederos se encuentran debajo del estrecho comiendo moscas y pegando a las mujeres.
Perdonadme por la larga parrafada, posteo poco, pero cuando lo hago, me quedo a gusto. Saludos a todos!!!!

maximusIII dijo...

Ya verás, Emigrante, pasará igual que como la película del Cid, que tuvieron que venir los americanos a hacerla porque aquí nos avergonzamos de nuestra grandiosa historia, excepto de nuestra estupenda Segunda República.
Curiosamente aquí en Jaén, que es donde se produjo la batalla de las Navas de Tolosa, nuestra querida alcaldesa socialista (pero de familia de derechas, que aquí nos conocemos todos) ha decidido cambiar el nombre del parque donde se ubican los monumentos de la batalla de las Navas de Tolosa y de la batalla de Bailén, la otra gran batalla ganada en nuestra provincia. Pues bien, la susodicha progresista ha pensado que eso de llamarse Plaza de las Batallas es muy facha y, aprovechando la nueva Ley de Desmemoria Histérica, ha cambiado el nombre por el de La Concordia, que es mucho más progre y tolerante. Pues sí, Emigrante, la parte progre de España se avergüenza de nuestra historia. Si entablas conversación con ellos te das cuenta de que consideran al Cid un mercenario, a Don Pelayo un cabrero que tuvo mucha suerte, a los Reyes Católicos unos sádicos que para terminar de saciar su sed de sangre llegaron incluso a casarse para juntar dos reinos, y la Reconquista en general una guerra de religiones intolerable (pero de la conquista musulmana previa necesaria para que haya una reconquista no dicen nada). Y así un largo etcétera.

maximusIII dijo...

Perdón por repetir medio post. Errrores cibernéticos.

Wafah dijo...

No, medio post no, post y medio, jajajaja. Ya sabemos que tus argumentos son muy vehementes, Maximus, pero no nos abrumes tanto con tu sabiduría. Es broma. Saludos para ti tambien.

mil_rosas dijo...

Maximusll no tienes que pedir perdón, a mí personalmente me encanta leer tus comentarios, siempre das en el clavo y dices verdades como templos.

Emigrante ya sabes lo hipócritas que somos en este páis, nada nuevo... lo que me extraña es como aún no han quitado el monumento que tienen en Granada a los Reyes católicos, que como siempre, los españoles/cristianos, hemos sido muy malos a lo largo de la historia, los demás no mataban, tiraban flores, y que coño... de qué nos escandalizamos? eran otros tiempos y aunque nos parezca extraño o descabellado y cruel, lo normal en aquella civilización era matar por el poder, yo me echaría las manos a la cabeza si eso lo hicieramos ahora, pero es lo mismo que si ahora nos ponemos a criticar y a escandalizarnos porque los hombres de cromañon comían carne cruda e iban desnudos. Gracias a Dios la humanidad ha ido evolucionando y los problemas sociales se tratan de solucionar sin violencia, pero de lo que no cabe duda es que esas batallas han sucedido, son parte de nuestra historia y hay que entenderlas dentro de su contexto histórico, y por qué no? también han sido héroes de su tiempo.

El emigrante dijo...

Wafah, yo no pinto nada, me limito a reproducir un artículo de Pérez Reverte, nada más. Sobre lo que dices que la influencia islámica ha sido positiva, no coy a negarlo; todo pueblo que ha pasado por esta tierra ha dejado algo, ahora, el cuento ese de “convivencia de las tres culturas”… pues como que no, eso es la historia que la progresía se ha inventado, creando un pasado que no existe, cuando la realidad era que durante siete siglos se lucho a sangre y fuego, unos y otros, por quítame allá esas tierras.

Dejemos de tener esa idea romántica de la edad media española.



Siento que no te guste anónimo, pero esta fechas hay que recordarlas; si no lo hacemos nosotros ¿Quién lo hará? ¿los moros?



Quien nos iba a decir a nosotros que nuestra generación, la de la EGB, iba a ser el culmen d ela educación en España; nunca hubo una generación tan preparada, después de la EGB, con LOGSES y LOUS… en fin, que el nivel de los alumnos hoy día da pena.



No sabia lo del cambio de nombre Maximus, y la verdad es que me de pena y vergüenza ajena ¿Plaza de la Concordia? ¿Qué concordia? Hay no hubo concordia alguna, solo sangre y acero, y ganas de destripar al otro, luchando por lo que cada uno creía… que triste que se borre y manipule una historia milenaria en base a una ideología de pandereta. ¿Se sigue celebrando el “Dia d ela toma” en Granada al menos? Porque yo hoy que los de IU lo querían cambiar, porque era ofensivo para los moros o algo así…

Por lo demás, gracias por la clase de historia a wafah, recuerda que es de la generación LOGSE, a lo mejor aprende algo :)


Ese es el problema Mil rosas, que nos empeñamos en juzgar hechos de hace mil años con la moral y la mentalidad actual y no se puede; hace mil años, guste o no, lo correcto era ponerse destripar moros, herejes y paganos, y eso es lo que se hacia. Si seguimos así, vamos a acabar censurando la prehistoria, porque eso de ir por ahí matando mamuts para comer es un claro antecedente del fascismo de los taurinos… país.


Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Estoy ahorrando peso sobre peso, para ir a Despeñaperros desde Argentina a rendir (quizás) un solitario homenaje a los tres Reyes que impidieron que Europa fuese invadida por la morisca; les guste o no a los rojos del PSOE encaramados en el poder. Aquí en la Argentina pasa igual: los subversivos de los 70 eran criaturas inocentes que jugaban a los soldaditos. Tanto el PSOE como los subersivos ahora en el poder gracias a Cristina no pueden tragarse el sapo de haber perdido dos guerras: la de la subversión en Argentina y la Civil (o la Segunda Cruzada) en España.
Estaré solo en la Plaza de las batallas y en el monumento a los tres reyes agradeciéndoles en homenaje postumo el que hoy occidente esté en manos cristianas gracias a ellos.(Evitaron una Constantinopla) Va también mi homenaje a Carlos Martel que en Poitiers paró otra ofensiva morisca sobre Europa.
Sí: sin lugar a dudas Navas de Tolosa fue uno de los hitos fundamentales de la historia de occidente.Coloco a los Tres Reyes, junto a los Reyes Católicos, Felipe II, el Almirante Gravina (héroe de Trafalgar) El general Weymar (héroe de la guerra de Cuba a cuyo mando peleó fieramente mi abuelo, oriundo de Pesquera de Duero)y los generales africanistas: El Generalísimo Franco (que en Argentina tiene millones de admiradores), Josè Antonio (asesinado por la cheka bolchevique), Muñoz Grandes (Tengo el libro del profesor Togores - impresionante -), Yagüe (el héroe del paso y repaso del Ebro), Goded, Varela, Sanjurjo, Mola; Millán Astray, Moscardó !! y tantos otros hoy olvidados por la turba roja y denostados por los idiotas zurdos de siempre.
¡¡ España una, grande y libre !!
A los héroes de Navas de Tolosa ¡¡Presente !!

Carlos (Desde Argentina)