lunes, 25 de octubre de 2010

El pan, pan, y el vino, vino. Y los moros, moros.




Una vez mas echo mano del maestro Pérez reverte para hablar de algo, y es que este hombre hace que parezca fácil hablar de cualquier tema :)


En este caso habla del lenguaje políticamente correcto que nos imponen cada día, y que todos, el que más y el que menos, seguimos, nos guste o no.


Hay queda eso:


“Te lo voy a explicar en corto, chaval. Sin irnos por las ramas. Esa maestra, profesora, docente o como quieras llamarla, es imbécil. Tonta del culo, vaya. En el mejor de los casos «suponiendo que no prevarique a sabiendas, prisionera del qué dirán», une a su ignorancia el triste afán de lo políticamente correcto. La cuestión no es que te haya reprendido en clase de Historia por utilizar la palabra moros al hablar de la Reconquista, y exija que la sustituyas por andalusíes, magrebíes, norteafricanos o musulmanes. Lo grave es que a una profesora así le encomienden la educación histórica de chicos de ambos sexos de catorce o quince años. Que la visión de España y lo español que muchachos de tu generación tengan el resto de su vida dependa de cantamañanas como ésa. Tienes dos opciones. La primera, que desaconsejo, es tu suicidio escolar. Mañana, en clase, dile que no tiene ni puta idea de moros, ni de Historia, ni de lengua española, ni de la madre que la parió. Te quedarás a gusto, desde luego; y las churris te pondrán ojitos por chulo y por malote. Pero en lo que se refiere a esa asignatura y al curso, puedes ir dándote por jodido. Así que lo aconsejable es no complicarte la vida. Ésa es la opción que recomiendo.


Tu maestra, por muy estúpida que sea, tiene la sartén por el mango. Así que traga, colega, mientras no haya otro remedio; que ya tendrás ocasión, en el futuro «todos pasan tarde o temprano por delante de la escopeta» de ajustar cuentas, real o figuradamente. Así que agacha las orejas y llama a los moros como a ella le salga del chichi. Paciencia y barajar. Por lo demás, duerme tranquilo. Por muy maestra que sea, eres tú quien tiene razón. No ella. En primer lugar, porque el habla la determinan quienes la usan. Y no hay nadie en España, en conversación normal, excepto que sea político o sea gilipollas «a menudo se trata de un político que además es gilipollas», que no llame moros a los moros. Ellos nos llaman a los cristianos arumes o rumís, y nada malo hay en ello. Lo despectivo no está en las palabras, sino en la intención con que éstas se utilizan. La buena o mala leche del usuario. Lo que va, por ejemplo, de decir español a decir español de mierda. La palabra moro, que tiene diversas acepciones en el diccionario de la Real Academia, pero ninguna es peyorativa, se usa generalmente para nombrar al individuo natural del norte de África que profesa la religión de Mahoma; y es fundamental para identificar a los musulmanes que habitaron en España desde el siglo VIII hasta el XV. Desterrarla de nuestra lengua sería mutilar a ésta de una antiquísima tradición con múltiples significados: desde las fiestas de moros y cristianos de Levante hasta el apellido Matamoros, y mil ejemplos más. Así que ya lo sabes. Fuera de clase, usa moro sin cortarte un pelo. Como español, estás en tu derecho. Aparte del habla usual, te respaldan millones de presencias de esa palabra en textos escritos.


Originalmente se refiere a los naturales de la antigua región norteafricana de Mauretania, que invadieron la península ibérica en tiempos de los visigodos. Viene del latín maurus, nada menos, y se usa con diversos sentidos. Caballo moro, por ejemplo, se aplica a uno de pelaje negro. En la acepción no bautizado se extiende incluso a cosas «vino moro» o personas de otros lugares «los moros de Filipinas». Hasta Gonzalo de Berceo aplicaba la palabra a los romanos de la Antigüedad para oponerlos a judíos y a cristianos. De manera que basta echar cuentas: la primera aparición en un texto escrito data de hace exactamente mil ochenta y dos años, y después se usa en abundancia. «Castellos de fronteras de mauros», dice el testamento de Ramiro I, en 1061. Por no hablar de su continuo uso en el Poema de Mío Cid, escrito a mediados del siglo XII: «Los moros yazen muertos, de bivos pocos veo; los moros e las moras vender non los podremos». Y de ahí en adelante, ni te cuento. «Las moras no se dejan ver de ningún moro ni turco», escribió Cervantes en el Quijote. La palabra moro está tan vinculada a nuestra historia, nuestra sociedad, nuestra geografía, nuestra literatura, que raro es el texto, relación, documento jurídico antiguo u obra literaria clásica española donde no figura. También la usaron Góngora, Quevedo, Calderón, Lope de Vega y Moratín, entre otros autores innumerables. Y tan vinculada está a lo que fuimos y somos, y a lo que seremos, que sin ella sería imposible explicar este lugar, antiquísima plaza pública cruce de pueblos, naciones y lenguas, al que llamamos España. Imagínate, en consecuencia, la imbécil osadía de tu profesora.


El atrevimiento inaudito de pretender cargarse de un plumazo, por el artículo catorce y porque a ella le suena mal, toda esa compleja tradición y toda esa memoria.”

10 comentarios:

Candela dijo...

Moro, negro, viejo...por musulmán, de color, de la tercera edad..Todo entra dentro de la misma tontería, no llamar a las cosas por su nombre por entender que existe un tinte peyorativo y eso no es así.

Neolengua diseñada para hacernos sentir culpabilidad sin motivo alguno, es otra forma de control que limita nuestra libertad de expresión.

elena dijo...

El lenguaje es el que es, y lo de manipularlo no es nuevo. Véase el concepto que introducía Orwell en "1984", el "doblepensar", que iba cambiando paulatinamente el significado de algunas palabras, y eliminando otras, para lograr que en un futuro nadie pudiera ni siquiera pensar de forma distinta a lo que establecía la tiranía.

Saludos Emigrante, espero que tus problemas informáticos se resuelvan pronto. Actualmente hay portátiles muy bien de precio, que se lo digan al que está escribiendo esto.

Caminan_t dijo...

Acabo de leer el artículo en la pag. de Perez Reverte y lo que más me ha impresionado, es el follón que se ha montado en las respuestas del personal, jo, este pais no lo arregla nadie, somos la leche, personalmente creo que todos llevamos dentro un dictador y al que no esté de acuerdo con nosotros, a pasarlo por la quilla.
Saludos a todos

Wafah dijo...

Como bien dice Perez Reverte, la palabra moro en si no es peyorativa y solo lo es cuando se emplea con una entonación y una forma con la finalidad de ofender. A mi no me molesta que me digan mora siempre que no se haga con la intención de insultarme, asi que totalmente de acuerdo con lo que expresa en el articulo.
Por lo demás, espero emigrante que consigas solucionar tus problemas con el ordenador. Como bien ha dicho un lector anteriormente, es facil recuperar los datos del disco duro, salvo que se te haya estropeado, asi que si tienes algo importante seguro que consiguespasarlo a otro soporte. Saludos y suerte.

Anónimo dijo...

Pues sí. ¿Por qué no utilizar con normalidad las palabras "viejo", "moro", "negro"?

Como bien apunta Wafah estas circunstancias se asumen con normalidad. Lo que puede molestar es el insulto y la falta de respeto.
Hay individuos que manifiestan de esa manera, tan ruin, su rechazo al diferente o al que discrepa.
Yo no soy "negra", no soy "mora"; pero soy una mujer de 64 años, soy "vieja" y claro que lo asumo ¡cómo no!
Pues...a lo que voy:
El rechazo a un comentario mio discrepante, en el blog de Candela, fue con estos términos

"...cuando no seas más que una Vieja Achacosa y "Coñazo" y una Carga, "Prescindible"............
.................................
NO RECIBIRÁ MÁS QUE "DESPRECIO Y ASCO".
YA QUE DICES SER JUBILADA, DEDICATE MEJOR A LAS LABORES DE "TU TIERNA CONDICIÓN Y SEXO"

Valaf dijo...

OK

Estoy de acuerdo contigo, emigrante (pero no nos emocionemos, ¿eh?).

Las palabras son las que son y el habla la hacen los hablantes y no al revés. Aunque, a veces, las palabras las cargue el diablo y, en lugar de designar con asepsia académica, apunten y señalen con el dedo.
A mi me pasa, por ejemplo. Hay personas que me llaman "catalán" y otras que me llaman "catalán". Un mismo significante para dos significados muy diferentes.

Pero como entiendo que el post se refiere a la idiotez de lo políticamente correcto, sin el matiz del dedo que señala, pues Ok.

A ver qué pasa con el ordenador. Cuando has dicho eso he pensado en mi pobre portátil. Pero elena tiene razón: hay trastos de estos a precios increibles (bajos, me refiero)

Un saludo

sinrrumbo dijo...

palabras,palabras,bla,bla,bla, algunas son de mal uso.,otras te sientan bien.,otras mentira segura...etc...etc..,es un medio de comunicacion humano.. si no que., por señales pintadas en la pared nos tendriamos que entenderr...siempre esta el traductor google...eh.. utiliza la proxima huelga general para entrar en un "portatil-ingles" y te "pillas" una "makina", por la "patilla"., mas barato que eso "na de na"...este te recomiendo lleves una sudadera con capucha...ya sabes de color "oscuro"...o a "currelar" algunos "findes"...o en tiendas de portatiles de ocasion... o vete al puerto... en gibraltar...pagalo en "comodas" cuotas como el menda...se lo "compre" a un "conocio" .., lo trajo con la caja y todo incluido..

El emigrante dijo...

Candela, ¿Qué puedo decir? Tu lo has dicho todo, no se puede ser mas claro.



Elena, eso mismo trataba de explicárselo a una hembrista hoy, a cuenta del articulo del Reverte y no lo entendía; nunca había leído el libro y Orwell ni le sonaba. ¿Qué se va a esperar de esta gente si ni lee, ni se forman, y aun así creen tener todas las respuestas?




Pues no he leído la pagina del Reverte, pero ya me imagino a los progres echando espuma por o boca (es una de las cosas por las que me encanta; con solo nombrarlo los saca de sus casillas :) ) y sobre tu frase de los dictadores. Me la apunto :)



Tenía muchas cosas Wafah, pero sobre todo fotos, entre ellas algunas de las tuyas :) A ver si se puede hacer algo



Anónimo me he perdido, no se a que entrad del blog de Candela haces referencia, lo siento.



Swami, ¿Por qué debería emocionarme? Cuando digo algo lógico y con sentido espero qu alguien razonable este de acuerdo con ello. Y sobre el portátil, si, se que los hay muy baratos (incluso menos de 300 euros) pero por el matute que yo le meto al portátil, me hace falta algo de un poquillo de mas calidad, si quiero que me dure mas dos días, y además, incluso ese precio tirado esta fuera de mis alcance ahora (se me ha juntado la contribución, seguro del piso y seguro del coche…)



Sinrrumbo, ¿puedes presentarme a tu amigo? Gibraltar no me coge muy lejos y creo que podríamos hacer negocios :)



Un saludo a todos.

elena dijo...

Pero seguro que a tu hembrista le sonaba el Gran Hermano,
jajajja.

El emigrante dijo...

Pues seguro que si, Elena, porque ademas era jovencita,de esas que son la audiencia del gran hermano, el mujeres y hombe y el fisica y quimica...