miércoles, 8 de julio de 2009

El destino…(o sobre banqueros, cuatreros y otros ladrones)


Yo no creo en el destino, nunca lo he hecho, me parece una mentalidad de débiles, que se usa para justificar los fracasos de los que solo nosotros somos responsables, si acaso creo en las casualidades, pero tampoco mucho. Pero hay veces en que dudo, y es que en ocasiones parece que las cosas ocurran por un motivo.


Por ejemplo, ya saben que desde hace un tiempo tengo trabajo, es en una empresa de seguros, un trabajo que nunca pensé que me vería haciendo, pero la vida (y la crisis) te lleva por caminos que no esperas.


El caso es que hace un mes o así que trabajo en esta empresa, Catalana Occidente (encima catalana, hay que joderse) y me he tenido que estudiar toda la competencia, asistir a cursos en los que nos enseñan los puntos fuertes y débiles de las otras compañías, los distintos tipos de pólizas, las condiciones, etc.


Como ustedes comprenderán no pienso que este sea el trabajo de mi vida y la verdad, mas de una vez he pensado en dejarlo porque sentía que estaba perdiendo el tiempo y que no me aportaba nada.


Hasta la semana pasada.


Resulta que fui a actualizar mi cartilla en el cajero y veo que tengo un cargo hecho de casi 900 euros. Ni falta hace decir que mis compras no suelen rondar esa cifra (quítenle dos ceros y se acercara mas a la realidad) con lo que no sabia que coño era eso. El fin de semana (vi el extracto un viernes) me lo pase dándole vueltas, pensando que era desde un error del banco a una estafa de esas que te hacen por Internet, con lo que, a pesar de estar seguro de que habría alguna explicación, no estaba tranquilo.


El lunes a primera hora me planto en el banco y le pregunto a la cajera que que coño era eso, la mujer me coge los datos, trastea en el ordenador un rato y me contesta muy tranquila que no me preocupe, que solo es el cargo anual por el seguro.


El seguro ¿pero que seguro? le contesto yo.


Pues el que me hicieron cuando, hace un año, pedí un préstamo para la entrada de mi piso, ese seguro.


Yo no tenia ni idea, a ver, sí recordaba que al firmar el préstamo, me dijeron que tenían que incluirme un seguro de vida por si me pasaba algo, para que la deuda quedara saldada, pero yo di por hecho que ese seguro me lo habían incluido en la cantidad que me dieron y que ya se había pagado.


Pues no, me dice la señora, se ha pagado el primer año, pero quedan 9 mas por pagar, cada uno, otros 900 euros.


Y se queda tan fresca la tía.


Yo, después de procesarlo todo, le digo que no me explicaron nada de eso cuando firme, y que por supuesto no quiero ese seguro, que me lo anule y me quite el cargo.


Y ella con toda la cara me dice que el seguro esta vinculado al préstamo, que este lo firme con esas condiciones y que además ya se ha cobrado y no se puede hacer nada.


Si hace un mes me hubiera dicho eso mismo, toda seria y con tono profesional, pues me lo hubiera creído y habría pagado.


Pero afortunadamente para mí y desafortunadamente para ella, en el último mes he aprendido algo sobre seguros :)


Así que le digo que le digo lo que ya se, que ningún seguro es obligatorio al solicitar un préstamo, que se renuevan anualmente y que ya no deseaba seguir con el, y que a pesar de haberse cobrado ya, hay un plazo de 20 días para devolver el recibo. Todo eso en un tono muy normal, tranquilo y sin levantar la voz; no hace falta cuando sabes que llevas la razón.


Y la tipa, con toda la cara me dice que no sabe quien me ha informado, pero que estoy equivocado, a lo que yo, ya harto, pronuncio las palabras mágicas (que no son “Ábrete sésamo” precisamente)


-Señorita, trabajo en una compañía de seguros, se de lo que estoy hablando, así que no me tome el pelo.


A lo que ella, un poco sorprendida, me responde ¿ah si, en cual?


-En Catalana Occidente


-Ah, ya ¿la de “Todo, todo, todo”?


-Exacto y no pienso pagar “nada, nada, nada” así que ya sabe.


La mujer, a la que no le ha sentado muy bien mi respuesta, dice que no puede hacer nada y me pasa con el director, que muy amable me recibe en su despacho y pregunta en que puede ayudarme.


Después de explicarle la historia (otra vez) me contesta que lo siente mucho, que los seguros son obligatorios al contratar los préstamos, que tendría que haber leído todo antes de firmar y que no puede hacer nada…


Yo estaba flipando ¿esta gente es la que dirige la economía de este país?


Coño, no me extraña que estemos en crisis, no solo me roban (los intereses que cobran los bancos tienen otro nombre en la Biblia; usura) sino que usan el dinero de nuestros depósitos para lucrarse en bolsa y encima ahora nos mienten a la cara.


Entonces perdí la paciencia y le dije que era agente de seguros, que sabia que lo que estaban haciendo no era legal y que si no me anulaba el seguro, me diera una copia del contrato y ya lo estudiaríamos en la oficina, y ya veríamos si se podía rescindir o no.


Mano de santo, oigan.


Del “no puedo hacer nada” paso al “déjame ver que podemos hacer”


Ni que decir tiene que el seguro me lo han quitado y me han devuelto mi dinero, además de disculparse por la “confusión”


Y es que esta gente nos toma por tontos y se aprovecha de nuestra ignorancia y de la confianza que se les presupone para hacer lo que les de la gana.


Pues esta vez no.


La pregunta que me asalta es; esta vez me he dado cuenta porque conozco el tema pero ¿Cuántas veces me la meterán doblada en la telefonía, el internet, los abogados y demás? ¿Cuantas veces nos toman el pelo por no conocer nuestros derehos?


En fin, como les decía al principio, parece que fue el destino el que me dio este trabajo, si lo hubiera rechazado la paga extra de los próximos 9 años se la iba a quedar el BBVA, así que ya lo he amortizado, aunque lo deje mañana.


Al final va a ser verdad eso del destino…

10 comentarios:

Javier Pol dijo...

Somos explotados una y otra vez, y la gran mayoría (entre la que te incluyo, y por supuesto a mi), pocas veces denunciamos estas explotaciones por ignorancia muchas veces y por falta de tiempo y dinero para llevar a estos usureros ante la ley.

El problema es que la ley que nos debiera proteger a todos, esta subyugada a otros tipos de cuatreros, (no diré nada más, no vaya a ser que acabe en la trena).


Solo darte las gracias por que gracias a ti por lo menos, ya se que ningún seguro es obligatorio con la hipoteca de un piso.

Pasión dijo...

Emigrante no tengas ninguna duda, el empleo que tienes en la actualidad te ha servido para aclarar la "confusión", es un timo.

Como trabajas en el gremio te aconsejo que te hagas uno para tu tranquilidad.

He pagado una hipoteca en quince años y un seguro de vida conforme al importe de la deuda no llegaba a los 30 euros anuales.

¿Cuánto le debes al banco para que el importe del seguro sea de
900 euros, te has comprado un palacio?, te aconsejo que lo denuncies en una asociación de consumidores es la única manera que tenemos para defendernos de estos caras duras.

Saludos

El emigrante dijo...

Javi el unico seguro obligatorio por ley es el seguro de incendios del piso,no el seguro completo de hogar (continete y contenido) sino el de incendios, que cuesta dos duros al año, aparte de ese NINGUN seguro es legalmente obligatorio, de todas formas esta semana voy a escribir un post con mas detalles para que no os tomen el pelo como a mi.


Pasion, claro que me voy a hacer uno, pero ajustado en precio a mis necesidades no a las del banco, y respecto a porque era tan caro,no me he comprado un palacio ni mucho menos, es porque la persona con la que solicite el prestamo es mas mayor (pero ni mucho menos anciana), esa es la excusa que me daban. Pero de todas forma, en mi compañia, ese mismo seguro no llegaba a 150€ al año, asi que imaginate el abuso.

No puedo denunciarlo porque lo que hacen es "legal"; si firmas el contrato es que estas enterado y conforme...


Un saludo a los dos.

Daniel45 dijo...

Buena reflexión Emigrante, aunque bueno, no te creas que llegarán muy lejos. La gente no es tonta y sabe en ciertos momentos que la están vejando.

Por cierto, enhorabuena por tu trabajo, que en tiempo de crisis es un chollo.

Saludos.

cristimaiden dijo...

Pues si que está la cosa, se quedan contigo y con tu dinero como te despistes un poco. Ya ves que con lo que has criticado al trabajo te ha servido de mucho.

Eso de la información del tema de los seguros nos va ha venir a todos de perlas, porque en mi caso estoy pegaisima.

Un beso

El emigrante dijo...

Javier, yo creo que la gente no es que sea tonta, pero le concede a los bancos (y a las compañias telefonicas, y a las elctricas, etc) una credibilidad y le da una confianza que no esta para nada justificada, y estas se aprovechan de ello. A no ser que estes muy enterado, aunque creas que estan cometiendo un abuso, al no tener información, tragas con todo.


¿Que si critico el trabajo? un dia cuando ya no este trabajando alli, contare algunas anecdotas y explicare las condiciones laborales, ya veras entonces si tengo motivos de queja o no... y el articulo sobre los seguros llega el sabado, no te lo pierdas.


Un saludo a los dos.

Morgana dijo...

Joder!! pues ya sabemos, mucho cuidado oye que en la que te descuidan tratan de metertela doblada y encima que sonrías...

Que descaro!menos mal que saliste bien de esta y compartes tu experiencia.

Gracias!

Pasión dijo...

Emigrante, lo del "palacio" es ironía.

El contrato es "legal".

Si los consumidores leyéramos "la letra pequeña del contrato de cualquier producto que compramos, por ejemplo un colchón a plazos, créeme no comprábamos a crédito absolutamente nada, como los medicamentos".

Si en este caso no vale una denuncia, sí una queja, para que queden por lo menos enterados de los abusos.

A mí me ha dado resultados, claro que hay ser pertinaz y tener mucha paciencia, la Telefónica, Carrefour, Campsa, me han devuelto dinero o productos.

Sañudos

El emigrante dijo...

Si antes de comprar algo a plazos la gente calculara cuanto les iba a salir al final muchos se llevarian una sorpresa. Desgraciadamente hay cosas que es imposible comprarlas de una vez (un piso)pero el resto (coche, muebles,etc) es mejor estar 3 o 4 años ahorrando y pagarlas del tiron, eso es lo que yo he hecho; mis muebles no son de los caros y mi coche es de segunda mano, pero yo se lo que he pagado por ellos, el que los ha comprado a plazos no.


Un saludo.

El emigrante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.