domingo, 5 de julio de 2009

Los limites de la democracia



Normalmente tengo muy definidas mis ideas y mis conceptos de lo que es correcto o no, pero en ocasiones, como en esta, no lo tengo nada claro.

En Honduras los militares han echado al presidente legítimamente elegido y le han prohibido su vuelta al país, bajo pena de arresto y juicio. Militares golpistas en Latinoamérica; cualquiera pensaría que hemos vuelto a las décadas de los 70/80…pero esta vez no esta la cosa tan clara, al menos para mi.

En primer lugar porque Manuel Zelaya, el presidente depuesto no es ni mucho menos un líder popular surgido de las clases bajas que lucha contra la “oligarquía” como llaman allí a quienes manejan el cotarro, al contrario. El tal Zelaya es un terrateniente, miembro de uno de los clanes más influyentes y adinerados del país y que lo han dirigido de manera directa e indirecta desde siempre. Vamos que no es un Lula o un Allende, para entendernos.

Después de escalar puestos en el partido familiar, el Partido Liberal de Honduras (PHL) dentro de la facción mas conservadora y dura de este, el “Movimiento Liberal Rodista” consiguió la presidencia hace apenas 3 años.

Nada fuera de lo común, como ven, sino fuera por la excepción de que en Honduras, como en otros países del continente, el mandato presidencial esta limitado a una legislatura de 4 años, o sea que el que ha sido una vez presidente no puede volver a presentarse, algo que teniendo en cuanta la historia de la zona, es una medida de mucho sentido común y que espero algún día ver implantada en España (Aznar, mal que les pese a muchos, ha sido el único presidente que dijo que solo estaría 2 mandatos y cumplió lo prometido. Esperando estoy oír a Pinocho decir lo mismo) y parece que esta limitación no era del gusto del tal Zelaya, que intentó promover una consulta para cambiar la constitución y anular esos artículos de la Constitución; en Román paladino, que el hombre no quería dejar la silla.

Esto no gustó nada ni al Parlamento hondureño, ni al Tribunal Supremo del país, ni a su propio partido y menos aun después de que el presidente (conservador, de familia terrateniente y líder del partido liberal, ojo) “viera la luz” y firmara con Chávez (si, el gorila venezolano, ese) la entrada de Honduras en el ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas) el club privado del que forman parte el propio Chávez y su colega Fidel Castro.

Como es normal y dado el rumbo que la democracia ha tomado en Venezuela y Cuba el Parlamento tomó cartas en el asunto y, respaldado por los tribunales, prohibió al presidente cambiar esa ley, a lo que este respondió enseñando el dedito y convocando el referéndum para este domingo. Acto seguido el ejercito, bajo la autoridad del Parlamento (la Asamblea, como la llaman allí) arrestó al presidente y lo expulsó del país.

Y aquí estamos, con todo el mundo civilizado (hasta EE.UU, vivir para ver) criticando el golpe y haciendo llamamientos para la vuelta del presidente a su puesto.

Y aquí es donde viene mi dilema, porque esta claro que era lo que perseguía este tipo; prorrogar su mandato indefinidamente, al estilo de Chávez en Venezuela, y convertirse en una suerte de caudillo vitalicio. Ante eso, la democracia, representada en el poder legislativo (Asamblea) y judicial (los tribunales) se defiende expulsando al tirano en potencia del país.

Pero no hay que olvidar que a ese hombre le eligieron en unas elecciones libres, y el ejército se plantó de noche en su casa para expulsarlo del país (y en pijama, además)

¿Entienden ustedes mi dilema?

Por un lado, podemos decir que el presidente, democráticamente elegido, ha sido depuesto del poder por la fuerza.

Por otro lado se puede aducir que la democracia se ha defendido del peligro de una dictadura encubierta (y no exagero ni un ápice; Chávez es el principal defensor del depuesto presidente, y como dice el dicho “Dime con quien andas…”)

¿Mi opinión personal? ; Incluso el Diablo puede citar las Escrituras para lograr sus fines.

Y los dictadores (o los aspirantes) pueden usar los instrumentos de la democracia para destruirla.

Para hacer un paralelismo fácil; si en Star Wars (si, la película) los caballeros Jedi se hubieran cargado a tiempo al Canciller Palpatine antes de que se proclamara Emperador, este no hubiera usado su puesto como senador para destruir la República (y con ella la democracia) desde dentro, evitándose con ello la llegada del Imperio y los miles de millones de vidas que se perdieron.


O en otras palabras; es una estupidez esperar a que algo ocurra, en vez de evitarlo, solo para respetar las formas democráticas. Porque tengan claro que si Zelaya hubiera llevado a cabo su consulta popular, en la que el gobierno (o sea el) era el único encargado de garantizar la “transparencia” ya tendríamos un aprendiz de Chávez mas.


Vaya, parece que lo tenia mas claro de lo que yo pensaba después de todo… :)

6 comentarios:

Tonimail dijo...

Por esta vez me quedo con la versión de Pedro J (http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/30/opinion/16882332.html).

Si al dictadorcillo de turno le da por saltarse las indicaciones del Parlamento y de los tribunales existen un procedimiento legal y consensuado para inhabilitarle por la vía legal, no hacía falta deportarle ni detenerle.

Supongo que eso es lo que buscabas emigrante, un punto intermedio entre o que podía haber pasado y lo que finalmente ha sucedido, ya me dirás! Salu2 a to2

Morgana dijo...

Hola!

Esto la verdad es que es un tema delicado y pico. Está claro que el tipo este quería perpetuarse en el poder o estaba dando sus primeros pasitos, también está muy claro que no es un golpe de estado "as usual" pero es un golpe de estado al fin y al cabo.
Lo que iba a hacer el Zelaya era anticostitucional, SI, pero no sé...para eso están las elecciones no? Todavía ellos tienen elecciones...en fin...como tú suelo tener las cosas claras...pero en este caso se me complica un poco la cosa.

El emigrante dijo...

Toni, Morgana, lo que decis tiene sentido, pero por lo que he leido, el tipo una vez ganado el plebiscito tenia pensado disolver la camara y promulgar una nueva constitución (que ya tenía preparada y todo) a su medida,como la de su colega Chavez, por lo que no valía la opción de esperar a las proximas elecciones.

En todo caso, eso puede ser verdad o no, los unicos que lo saben a ciencia cierta son los Hondureños (¿alguno por ahi? que diga algo :)) en fin, veremos como acaba esto. Lo que esta claro es que el hombre no tiene madera de heroe; tanto decir que volvía al pais, que no le importaban las consecuancias, y sus seguidores aun le estan esperando...:)


Un saludo a los dos.

BOIRA_A dijo...

Pues mira yo estoy con los que le han obligado a salir para no convertirse en unreyezuelo al estilo Chavez o Castro
Creo que mas de ocho años ningun presidente deberia estar en un cargo porque pasados esos años todos se corrompen...algunos mucho antes

Carolus dijo...

No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

Mas sobre personajes e ideas similares, estrategias, trucos psicológicos y seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

El emigrante dijo...

Gracias Carolus, parece interesante, le echare un vistazo y te comento.

Un saludo.