miércoles, 30 de septiembre de 2009

Opción o perversión ¿Dónde esta la diferencia?



Hoy voy a darles motivos a las feministas (y a algunas de mis lectoras) a que me salten al cuello y a llamarme machista o cosas incluso peores, pero bueno, ya estoy acostumbrado, así que…

La cosa es que el domingo estuve hablando con una amiga, nada especial, la tipica charla de cafetería que empieza por puro aburrimiento y termina como el rosario de la aurora, con uno saltando al cuello del otro :)

Empezó con el comentario de ella sobre que estos son quizás los tiempos mas tolerantes que ha conocido la humanidad en materia sexual, que hoy día cualquier persona puede vivir abiertamente su opción sexual en total libertad y sin miedo.

Yo no estuve de acuerdo, en primer lugar porque ha habido otras épocas de las historias iguales o más permisivas que esta; hay esta la Grecia clásica, donde la homosexualidad estaba totalmente normalizada, o la Roma imperial, donde las orgias eran parte del ritual social, no se podía montar una cena de postín sin contratar unas cuantas prostitutas buenorras y algún que otros esclavo musculoso para los postres.
Sin ir mas lejos, a los años 20 del siglo pasado se les llamaba “los felices veinte” por algo, y no, no es porque todo el mundo estuviera de buen humor…:)

En segundo lugar le dije que lo único que se había normalizado en cierto modo es la homosexualidad (y eso claro, hablando de países medio civilizados, en los países islámicos aun se cuelga a los gays por su condición, literalmente, y en el paraíso comunista de Fidel puedes ir a la cárcel) pero que hay mucha gente que no puede ni vivir ni mostrar abiertamente sus preferencias sexuales, como los masoquistas, las sumisas, etc. a lo que ella me contesto que eso no eran opciones sexuales, sino perversiones.

Y entonces es cuando se lio la cosa…

Porque ¿Qué es una perversión? ¿Quién decide que es y que no? si definimos perversión como algo “no natural” entonces tendríamos que incluir a la homosexualidad, ya que la naturaleza ha diseñado dos sexos para el proceso reproductivo y para ser complementarios el uno del otro.

Me juego el cuello que “Mama Naturaleza” no diseño el culo para eso… ;)

Así que si aceptamos que lo “no natural” no ha de influir en nuestro juicio y que no podemos juzgar y descalificar a alguien por su tendencia sexual (homosexualidad) ¿Por qué si lo hacemos con el resto? ¿quizás porque no son tan “políticamente correctos”?


Me explico, por ejemplo en el caso de los masoquistas, esa gente que saca placer sexual al ser golpeados y abusados físicamente. Yo no entiendo como a un tío puede gustarle que le pongan pinzas en los pezones o que le pateen los ****** pero bueno, allá cada cual con sus aficiones.

O, y esto es lo que motivo la discusión mas fuerte, las sumisas; esas mujeres adultas, libres, nacidas en una sociedad y un entorno que les permiten (las empuja) a desarrollarse como seres libres e independientes, que por el contrario, optan por asumir una posición de servidumbre y obediencia ante el hombre (su amo, le dicen) y se dejan usar física, sexual y psicológicamente.

Me amiga me decía que esas mujeres estaban, obviamente, desequilibradas, y que no se podía hacer de ese un comportamiento social aceptable.


Mi respuesta fue: ¿Por qué no?


Si una mujer (o un hombre, que también los hay) elige libremente esa vida, si saca placer y satisfacción personal de ello ¿Quién es nadie para censurarlo? Es más ¿Por qué debería hacerse?

El hecho de que actualmente no sea “políticamente correcto” optar por ese estilo de vida (ahora lo que se lleva es la igualdad, mejor dicho, la superioridad de la mujer con respecto al hombre, y quien diga que no que eche un vistazo a la “Ley de violencia de genero” donde un mismo hecho tiene diferentes consecuencias, desde una falta leve a prisión preventiva sin fianza, dependiendo de si el que lo hace es un hombre o una mujer) no es motivo para descalificarlo; hace apenas 40 años ser homosexual podía llevarte a prisión, ahora lo mas lejos que te lleva es a presentar los programas del corazón, a forrarte (díganme un presentador popular que no sea guay: Jesús Vázquez, el Cantizano, el Jordi González, El Boris, el Jorge Javier…)

Podíamos seguir analizando las distintas opciones sexuales (o desviaciones, como prefieran) una por una, pero creo que ya captan lo que quiero decir, que es básicamente:


“Aquí o todos moros, o todos cristianos”


O sea, que o respetamos las opciones sexuales que toda persona ha escogido libremente o no lo hacemos con ninguna, y todo lo que se salga del misionero de toda la vida lo censuramos y ya veremos si lo prohibimos (como el sexo oral, que es ilegal en algunas partes de Estados unidos… estos americanos:))

Y es que la hipocresía me toca mucho las narices, que quieren que les diga, y hasta que un tío no pueda salir con toda naturalidad a la calle con su sumisa atada con una cadena al cuello (jo, como me paso, lo se:)) o las “mazmorras” de sadomasoquismo no sean tan habituales como los sex-shops no se podrá hablar de una sociedad libre sexualmente.

Mientras tanto lo que tenemos es lo de siempre, lo “políticamente correcto”

Aja, ahora ya pueden ponerme verde llamándome homófobo y pervertido, como me dijo mi amiga.

Y yo les responderé como a ella: “Lo que tu digas, pero sigo teniendo razón” :)

10 comentarios:

Pfunes dijo...

Y tanto que tienes razón... Si supieras la de parafilias que existen (recomiendo darse una vuelta por la wikipedia e igual más de uno se lleva una sorpresa). Son para echarse a reír o para echarse a temblar según cómo te las tomes. Ademas el sadomasoquismo responde a una de las más flagrantes pasiones del ser humano: el poder de dominar a sus semejantes (y ya de paso el placer de sentirse dominado). Los masoquistas tienen todo un código de conducta y una serie de convenciones que les permiten disfrutar de sus preferencias sin que se vean limitados los manidos conceptos de "libertad", "dignidad" con la que se llenan la boca unos progres sometidos a la doctrina de lo políticamente correcto.

La mojigatería de lo políticamente correcto y el pijo-progresismo es al fin y al cabo una serie de convenciones morales según las cuales quien no las cumpla deja de ser "virtuoso", muy al estilo de la rígida sociedad victoriana, o más cercanos en el tiempo, la prejuiciosa (y viciosa) sociedad japonesa.

Son opciones que siempre han estado ahí, escondidas pero ahí (ahí tenemos al Marqués de Sade, Gilles de Rais o la Condesa Bathory). Lo que no se puede hacer es eliminar la moral que las mantenía al margen de las convenciones sociales y luego pretender sustituirla por otra. Si destruimos los sistemas de valores hemos de atenernos a las consecuencias. Y ojo que estoy refiriéndome a la aceptación y no la práctica de estas parafilias. La línea que las separa del morbo a la enfermedad es la misma que separa a los jóvenes botelloneros del alcoholismo.

Un saludo.

Wafah dijo...

Tu siempre tienes razon, emigrante, sigue asi. Un beso.

Morgana dijo...

No veo por ningún lado que seas homófobo y estoy de acuerdo en que todavía falta mucho por andar en temas de tolerancia y respeto hacia los demás.

De todas formas, si veo que la sociedad va avanzando en ese sentido. Ya sea con los homosexuales o con la simple aceptación de la existencia de otras prácticas o fantasías.

Poco a poco...

Te invito por cierto a un blog de una chica joven española(creo que estudiante de filosofía) donde habla de estos temas en la etiqueta "el más divino de los pecados". Dice más de una verdad y trata muchos temas con asombrosa tranquilidad.

la dir es : http://ellibrodelos7sellos.blogspot.com/search/label/El%20m%C3%A1s%20divino%20de%20los%20pecados

El emigrante dijo...

Pfunes, me resulta graciosisimo ver como los progres se ponen a la cabeza de las manifestraciones gays (aunque no lo sean) para "reclamar derechos y respeto" pero con respecto al resto de practicas sexuales (como las que he comentado) o no existen para ellos, o son "enfermos"... yo no me considero mas tolerante que nadie, simplemente mas consecuente. ¿Quien soy yo para juzgar lo que dos adultos hagan en plena libertad?

Sobre tu frase, comparando la botellona y el alcoholismo, con el morbo y la enfermedad...pues no se, porque ahi implicas que entra en juego la "cantidad" y eso yo no lo veo tan claro.


¿Siempre Wafah? ¿siempre?


Gracias por el enlace Morgana, parece interesante, le echare un vistazo.


Un saludo a los tres.

Javier Pol dijo...

El tema es fácil de abordar y lo dices tu en uno de los párrafos "¿por que unos si y otros no?", ahora solo es pensar y razonar (eso es lo difícil), como bien expones hace años los gays, eran enfermos, y ahora más o menos según donde, se les acepta. Pero donde esta el limite; lo único que he tenido siempre claro es que tu libertad termina donde empieza la mía, a partir de ahí que cada culo haga lo que quiera mientras no molesten al mio.


Un saludo.

Morgana dijo...

Yo creo que Pfunes no compara el botellón y el alcoholismo, con el morbo y la enfermedad en términos de cantidad, sino de grado de dependencia.

El emigrante dijo...

Javier, me da a mi que a las feministas les va a ser dificil aceptar que una mujer se deje poner una correa al cuello voluntariamente...la libertad de eleccion esta muy bien pero siempre que coincida con las ideas que ellas tienen :)


Morgana, pero es que no hablamos de cantidad, ya que para esas personas el sexo es eso, y aunque lo hicieran una vez a la semana, seguiria siendo "fuera de la norma establecida" asi que estariamos igual, ¿no?


Un saludo a los dos.

Pon! dijo...

Esto viene a ser lo mismo de siempre.

Antes ser homosexual era mal visto, ahora no serlo...jajaja, digooo...ahora ser masoquista o cualquier otra.

Esto es lo que pasa con los "dogmas de fe" (que los progres también los tienen).

Llevándolo a otro lado es el mismo caso que ocurre con la libertad de horarios en las empresas, qué locura que un tío quiera trabajar a las 3 de la mañana vendiendo naranjas. ¿O no lo es?

Se reduce a la LIBERTAD (la de verdad, no la que tenemos hoy día).

Y así están las cosas, hoy en día lo políticamente correcto es eso, antes era otra cosa, mañana será diferente y no dejarán de haber borregos que sigan la norma a rajatabla, creyéndose los más "liberales" de todos cuando son la "norma establecida".

Arriba el masoquismo!(que por cierto es uno de los clichés típicos de los gays) jajaja

Morgana dijo...

Emigrante, tu que clase de feministas conoces!! jajaja

No hablaba de cantidad!

El emigrante dijo...

Pon! has definido muy bien el problema de los progres; se creen que rompen con el sistema, y solo siguen las directrices que les marca este.

Borregos al fin y a cabo...


Morgana, yo conozco de las peores, eas que dicen que "el lebguaje crea la relaidad" y que te piden cad dos frases que reformules lo que estas diciendo porque les ofende:) de esas.


Un saludo.