jueves, 29 de octubre de 2009

Cinco parados mas...



A veces, cuando escuchamos un día tras otro las cifras del paro, olvidamos las historias que hay detrás de esas cifras, oímos tres, cuatro millones de parados y nos escandalizamos por esos números, pero no nos paramos a pensar el drama que supone a cada persona, a cada familia.

Ayer un familiar que tiene un puesto de responsabilidad en su empresa ha pasado por el trago de tener que comunicar a 5 de sus compañeros que están despedidos. Hace tiempo que las cosa iban mal, y ya se estaban oliendo algo, pero nada te prepara para esta situación… ellos no son un simple numero, son personas, cinco personas con diferentes historias, pero que sin embargo, todas quedan destrozadas; desde la chica soltera que vive de alquiler y que no puede recurrir a nadie, ni pareja ni familia para que la ayuden, a la madre de dos niños cuyo marido lleva 8 meses en paro, o la chica que estaba preparando su boda para la próxima primavera, y que ahora no sabe que hacer…

Mientras el gobierno y los sindicatos hablan de “situación contractual” y de estadísticas la vida de estas 5 personas ha quedado destruida, si, destruida.

¿Creen que exagero? Traten de buscar un empleo en la situación actual, con 5 millones (no se creerán ustedes eso de las 4 millones que dice el gobierno ¿verdad?) de personas buscando trabajo, aceptando rebajar sus sueldos o trabajar sin contrato… no, hoy día, después de una enfermedad, lo peor que puede pasarte es perder tu empleo.

¿Cuántas de esas cinco personas creen ustedes que perderán sus viviendas, que serán embargadas, que tendrán que volver a vivir con sus familias, o que sufrirán depresión…? ¿Por qué gente honrada que lleva toda su vida trabajando ha de pasar por eso?

Y mientras nuestro presidente sigue negando la realidad, desoyendo los consejos del Banco Central Europeo, el FMI y el resto de organismos internacionales, que advierten que por este camino (aumentando los impuestos, gastando dinero en acallar a la población en vez e en crear empleo, endeudando al país…) no saldremos de la crisis, sino que la agravaremos… pero nada, el sigue, convencido de su “misión divina”, sus alianzas de civilizaciones, sus reescrituras de la historia y subvenciones a dictaduras.

Pero de nuevo, la crisis a él no le afecta, igual que a los jefes de los sindicatos (Méndez confeso ayer que gana mas de 2500€ al mes) y al resto de políticos. Ellos no se dan cuenta, no son conscientes de la situación de la calle, que solo ven de paso tras los cristales del coche oficial.

Lo que no saben es que la gente prefiere un tiro en la cabeza que un agujero en el estomago.

Y ya hay muchos con agujeros en el estomago…