martes, 24 de noviembre de 2009

Hay cosas...

Hay cosas que no se pueden decir, ni si quiera insinuar, incluso en esta España de vergüenza que nos ha tocado vivir.

Le estoy hablando de la posición del PP ante el sistema de escuchas SITEL y las denuncias de mal uso e ilegalidad.

Para el que no sepa de que hablo, el SITEL es un sistema que usan las fuerzas de seguridad para interceptar comunicaciones, ya sean conversaciones telefónicas fijas, móviles, sms o de internet. Es lo que usan para atrapar a narcotraficantes y terroristas y también lo usan para reunir prueba en procesos judiciales y de investigación.

Hasta hace unos días este sistema, si bien no era un secreto, no era conocido por la población en general, pero desde hace una semana, esta en boca de todos los dirigentes del PP, que lo denuncian como “ilegal” y “antidemocrático” (a pesar de que fue el mismo PP, en época de Aznar, el que lo pago y lo puso en marcha) cada vez que se acercan a un periodista ¿y por que? se preguntaran ustedes.

Porque, casualidades de la vida, ese sistema es el que podía haberse usado para escuchar, por orden judicial las conversaciones de Camps en el caso Gurtel… ¿van entendiendo?

Si esas escuchas prueban lo que todos ya sabemos, o imaginamos; que Camps acepto regalos (trajes o lo que sea) y el PP lo tendría muy chungo (mas ahora que va enarbolando por ahí no se que compromiso para la transparencia y contra la corrupción) así que, ya que aun no se ha inventado una maquina del tiempo para volver atrás y evitar lo que pasó, lo mejor que pueden hacer es intentar que esas pruebas, esas conversaciones, no salgan a la luz, y si lo hacen, que no puedan ser usadas en un proceso judicial. Y la forma de hacerlo es invalidarlas, cuestionando su ilegalidad.

Pero claro, eso tiene unas consecuencias, que los dirigentes populares no han calculado muy bien, y si lo han hecho, no le ha importado, y es que si se consigue que la escuchas realizadas con este sistema informático sean declaradas nulas o ilegales, eso afectara a cientos, quizá miles de otros procesos judiciales, que incluyen lucha contra el terrorismo, casos de extremismo islámico, narcotráfico, blanqueo de dinero, etc.

Si se pone en tela de juicio ese sistema, todos los condenados que lo fueron por pruebas que se consiguieron con el Sitel tendrían que ser absueltos, a saber; etarras, narcotraficantes, pederastas, mafiosos… lo mejor de cada casa vamos.

Este caso demuestra una vez mas, que ninguno de los dos partidos “nacionales” tiene visión de estado, y que unos, con sus claudicaciones y su entrega a partidos nacionalistas radicales para mantenerse en el poder, y otros, con sus tejemanejes y chanchullos para alcanzarlo, a costa de lo que sea, les importa muy poco España.

Y mientras tanto, los ciudadanos de a pie asistimos al espectáculo, incrédulos y perplejos, y sin poder decir nada, a pesar de que lo pagamos nosotros.

Al final va atener razón mi amigo el mexicano, que todos los problemas los arreglaba con un “aquí lo que hace falta es una revolución” y que quieren que les diga, a mi cada vez me seduce mas la idea, asaltar el Parlamento y demostrarles a esos sinvergüenzas lo que decía Guy Fawkes; que no es la gente la que debería tener miedo de los gobiernos, sino que es el gobierno el que debería tener miedo de la gente.

Cuando ese día llegue, ya saben a quien me pido yo…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días aqui los de la oficina de siempre, me dicen que ojalá lo que escribes se publicase en algún periódico, por muchos motivos...
Por muchas vueltas que le den al tema de sitel imajinamos que es IMPOSIBLE, que consigan lo que pretenden y es que de ser así como tu bien dices, se tendrían no solo que anular los juicios pendientes si no seguramente resarcir económicamente a aquellos que hayan cumplido condena, en la que la prueba de cargo fuese la intervención telefónica.
Quieren hacer ver que picar un teléfono es entrar en el ordenador de Rubalcaba y usmear donde te de la gana.
Lo que deberían hacer es explicar el proceso que se tiene que llevar a cabo para realizar una intervención teléfonica, para escuchar un teléfono tienes que demostrar de antemano que la persona a la que se quiere escuchar esta cometiendo un delito y que la intervención de ese teléfono es la manera ideonea y menos lesiva,para conseguir averiguar el entramado que rodee a cada tipo delictivo.
Total que como siempre, que en esta ESPAÑA que nadie se preocupe, que aquí todo esta hecho para protejer al delincuente, a la gente de bien nadie la esta escuchando...
Bueno muchas gracias por el blog de verdad.
Un saludo.

El emigrante dijo...

Cuando veo que hay un nuevo anónimo, ya me espero lo peor, por suerte a veces son sorpresas agradables como esta.

Como bien dices, es muy complicado que se pinche un teléfono en España, hay que conseguir ordenes, permisos judiciales y sobre todo, un motivo muy claro para hacerlo; esto no es Inglaterra que mas que un país parece el Gran Hermano.

Lo que el PP pretende es simplemente anular unas pruebas que seguro van a dejar muy tocado a Camps, nada más, porque los argumentos que dan no se sostienen.
Lo peor de todo es que si ese es el sentido de estado que tienen los populares, que se suponen que son los que se preocupan por España, vamos listos.


Un saludo par ti y para los de la oficina, y gracias por leerme.