miércoles, 17 de febrero de 2010

Aquí opina ya hasta el gato…


Leo en un periódico las declaraciones del diseñador Adolfo Domínguez (que de moda sabrá mucho, pero de economía, va cortito) y que dice:


"El diseñador de moda Adolfo Domínguez urgió ayer a la liberalización de las relaciones laborales en España a través de un despido libre «sin trabas administrativas ni judiciales, a la manera anglosajona», por considerar que propiciaría un aumento de productividad «inmediato», al motivar a los trabajadores a ganarse «cada día» su puesto. «Todas las medidas que se tomen para hacer más fácil el trabajo del emprendedor se reflejarán en una menor tasa de paro», defendió el modisto durante en su intervención en el Forum Europa Tribuna Galicia.

El empresario interpretó que España saldrá de la crisis si se efectúa una reforma laboral «profunda», que permita a las empresas expandirse en el exterior, y abogó por recuperar los «valores del esfuerzo» y del trabajo «bien hecho», de abandonar el «elogio de la pereza», en el que opinó que se ha instalado la izquierda «cuando se vio obligada a abandonar por inservibles las banderas del socialismo real», informa Ep.

En esta línea, afirmó no creer en el Estado del Bienestar «tal y como lo han organizado los europeos y españoles» por entender que es «esterilizador» y que, a excepción de Alemania, está produciendo una «rápida desindustrialización» de Europa. Así, criticó que el Estado del Bienestar se financie con deuda y entendió que los derechos sociales conquistados en España proceden de los fondos estructurales europeos. «No creo en derechos que no podamos pagar», sentenció. El costurero reprobó la falta de reformas que ha caracterizado los últimos años y que, recordó, sí impulsaron José María Aznar y Felipe González, a diferencia de José Luis Rodrígue Zapatero, señaló"


Este hombre quizás no sepa que la sociedad anglosajona (la americana, porque los ingleses tienen un sistema a la europea) tienen como el dice “un despido libre sin trabas administrativas ni judiciales” pero lo que no dice es que comparar nuestras dos sociedades, la española y la americana es como comparar un huevo a una castaña, y que al otro lado del charco, la cultura del trabajo es completamente distinta; allí si un empresario esta contento con un trabajador, no lo forma durante dos años para luego echarlo, meter a otro y embolsarse las subvenciones que da el estado por “crear empleo” sino que lo mantiene y lo promociona en su puesto, allí aun hay gente que se jubila trabajando en la misma empresa y no existe la cultura de explotación que hizo necesarias esas leyes en España…

Hablar de “cultura de la pereza” en este país, en el que de toda la gente ha salido adelante sin la ayuda del estado (la ayuda de los 420 € apenas tiene 1 año) me parece como mínimo desconocimiento y como máximo, insultante.

Se permite el tío incluso criticar el estado del bienestar, claro, debemos tomar ejemplo de China, con millones de costureras disponibles a céntimo la hora, seguro que eso si le gustaría, al gilipollas.

En fin, mi consejo; dedícate a lo tuyo, a coser pantalones, y metete los concejos económicos donde te quepa, o mejor, piensa en reflotar tu negocio, que de 2,68 millones de beneficios ganados en los nueve primeros meses de 2008, ha pasado a los actuales 3,56 millones de pérdidas.

Se ve que ya no hay muchos que puedan comprar un frasquito de colonia por cuarenta euros, como vale el tuyo...

13 comentarios:

Wafah dijo...

Creo que yo no lo hubiese dicho mejor y no hay nada mas que añadir. Por cierto, si que me leo tus articulos, emigrante, y además con mucha atención, otra cosa es que siempre tengamos que coincidir en nuestros puntos de vista. Pero puedes estar seguro de que lectoras tan impemitentes como yo debes de tener muy pocas. Muchos besos.

elena dijo...

No estoy de acuerdo contigo esta vez, emigrante. Adolfo Dominguez no hace más que reflejar el sentir de miles de pequeños y medianos empresarios que se ven en una situación de impotencia ante los conflictos laborales. Hay mucho "trabajador de contrato fijo" que confunde el contrato de trabajo con la escritura de propiedad del puesto, en cuanto se siente seguro, hace lo que le da la gana y concatena una baja por enfermedad tras otra, por ejemplo. Es aquellos de: como no me pueden despedir porque les costaría un dineral, que se jodan.
Evidentemente no se puede generalizar, gracias a Dios la mayoría de la gente es responsable y cumplidora, pero en prácticamente en todas las empresas hay ese tipo de "manzanas podridas" que joden, tanto al empresario como a sus compañeros. Y la ley, hoy por hoy les favorece.

Y no te digo nada cuando consiguen el título de "delegado sindical", como el despido es imposible, chupan la sangre a la empresa como auténticos vampiros.

El emigrante dijo...

Wafah, no digo que no leas mis artículos, de hecho, últimamente parece que eres la única que lo hace, porque apenas hay comentarios ;) si lo digo, es porque a pesar de que en mis artículos digo las cosas muy claras (hechos,datos, cifras) tu dices cosas como si no los hubieras leído o entendido, empecinada en tu actitud. Nada más. Se que eres mi “fan” numero uno  y sin ti el blog no seria el mismo.

Elena lamento que esta vez no coincidamos, y si, hay mucha gente que abusa de su contrato fijo por la cantidad de dinero que costaría echarlo (de los liberados sindicales mejor no hablar, a esos les daba yo un pico y una pala, para que supieran que es trabajar) pero de ahí a hablar de despido libre, de “cultura de la pereza” etc,etc,etc es pasarse dos pueblos y airear sus frustraciones por la situación de su empresa…

Un saludo a las dos

josecarlos.jcg dijo...

Opinar sobre temas que se desconocen o solo se conocen de oidas (y oyendo mal) acarrea estos malentendidos o confusiones. Para empezar, Elena, el contrato "fijo" no existe en Espańa salvo en el empleo publico. El modelo mas estable de contrato se denomina "indefinido" y es autentico papel mojado en cuanto a dicha estabilidad. Para cualquiera que tenga una medianamente dilatada vida laboral en el sector privado (como el que ahora escribe) sabe que los contratos indefinidos estan revestidos de innumerables clausulas por las que te pueden despedir sin la menor dificultad, aparte de que las que son de obligado cumplimiento por parte del empleador se "negocian" extraoficialmente con el trabajador (lease mas horas de las legalemente establecidas, vacaciones de 15 dias en lugar del mes correspondiente,etc..., cuando no realizar jornadas completas con contratos de media jornada...).La indemnización por despido es simplemente una forma de asegurar que una vez el trabajador/a a llegado a ciertas edades donde las falcutades fisicas y la apariencia no resultan tan atractivas ni rentables para la empresa, sean vilmente sustituidos como si de simples herramientas anticuadas se tratasen. Con todo, una de las practicas mas extendidas en nuestro "rigido" mercado laboral es la de hacer esos contratos que tu llamas "fijos" para percibir la subvención del Estado y una vez amortizada dicha subvención se despide al trabajador por incumplimiento de alguna de esas no muy claras clausulas o se le presiona para que cause baja "voluntaria" en la empresa, con lo cual se vuelve a contratar y a percibir una nueva subvención.
Resumiendo, la precariedad se ha instalado de forma permanente en nuestro mercado laboral con las anteriores "reformas" y con otra mas, solo se conseguira consolidarla aun mas, repartir la pobreza y maximizar los beneficios de unos pocos, que al fin y al cabo es de lo que se trata y lo que buscan a toda costa. Lo sangrante es la cantidad de tontoloscojones que aplauden estas medidas, bien por desconocimiento o por interes...O ambas cosas.

elena dijo...

Pues menos mal que el contrato indefinido es "papel mojado", a mí estos "papeles mojados" por poco me arruínan hace un par de años, cuando mis empleados decidieron que había que hacer todo lo posible por reventar la empresa, sacar de los escombros sus indemnizaciones (muy abultadas) y tirarse añito y medio cobrando del paro sin pegar golpe.

Que no se salieran con la suya me costó un sacrificio personal inmenso, y la única satisfacción que me queda es que gracias a la crisis (lo siento) ya se les ha acabado el subsidio, no encuentran otro trabajo y malviven de los 400 euros de zp.

josecarlos.jcg dijo...

Elena, ya se te veia venir, pero con esta contestación te has definido con claridad meridiana, chica...

No se que clase de "malvados" empleados buscan reventar la empresa para la cual trabajan.Supongo que obviaras algunos matices.Despues de semejante argumentación no me extrańaria nada por mas descabellado que fuese.

El caso es que no se salieron "con la suya" pero tu "con la tuya" si. De lo cual no se si deberia alegrarme.Desde luego no lo voy a hacer de que gente se quede en el paro y sin posibilidad de encontrar empleo, cosa que tu si haces y habla bastante mal de ti.
Alegrarse de una crisis como esta, que se esta cebando especialmente con el empleo, denota una muy baja catadura moral. Supongo que a ti te habra ido muy bien la crisis; Mas mano de obra disponible a la cual poder apretarles las tuercas aprovechando la coyuntura. Me apuesto el cuello que eres de las que aplauden con las orejas nuestras maravillosas politicas de inmigración...Como si lo viera, vamos.

Espero que la crisis no acabe con tu, seguramente, maravillosa empresa.Al menos me daras la razón en que los contratos fijos, no lo eran tanto.De todas formas ya habras aprendido para otra vez los resquicios de nuestro rigido mercado laboral.

El emigrante dijo...

Me alegra ver que el blog genera debate (hace tiempo que no ocurría) pero creo que el tema se esta saliendo de madre; Josecarlos, estoy de acuerdo con tu punto de vista, por mucho que exista un contrato indefinido, eso queda como papel mojado fácilmente, y ya no solo que el empresario pague las indemnizaciones (que raraz veces son las concertadas por ley)y adios muy buenas, sino que por medio del “Mobbing” puede obligar al trabajador a irse, cuando no dejar de pagarle, como han hecho los de Air Comet, que después de 6 meses sin cobrar tiene que decidir entre renunciar a sus sueldos e indemnizaciones o cobrar el paro… en resumidas cuentas, el empresariado tiene la sartén por el mango aquí, pero eso no es óbice para atacar a Elena, insultarla, o dudar de sus historia, porque igual que hay empresarios sinvergüenzas, también hay trabajadores sin escrúpulos.

Y sinceramente, si yo tengo una empresa y mis trabajadores me boicotean e intentan hundirme, yo también me alegraría de que ahora estén jodidos y en el paro, eso no es ser mala persona, es simple naturaleza humana…

elena dijo...

Tengo una empresa de diez trabajadores. La fundé hace ocho años embargándome con el banco lo que no está escrito.

Alguien le dijo a uno de mis empleados que el local que teníamos se revalorizaba mucho (eran tiempos de boom inmoviliario) y éste confundió "revalorizar" con "dinero en efectivo". Naturalmente no se podía permitir que ganáramos patrimonio y se empezó a difundir entre los trabajadores que "ganábamos" más de la cuenta a su costa.
Las consecuencias fueron rápidas. Cinco personas de baja durante meses (de diez). Resultado: yo trabajando de lunes a domingo unas 17 horas diarias durante casi dos años para cubrir los turnos que se dejaban de hacer e intentar mantener un mínimo de clientes para que el banco no me lo embargara todo...hasta que ya no pude más y despedí a todo el "equipo". Hasta hace poco aún estaba pagando plazos de indemnizaciones.

Me direis, si eran bajas ficticias haber ido al Tribunal médico, haber denunciado, etc...
Pero a una persona desesperada y desbordada, que se duerme en los semáforos no le vengas con sutilezas.
Mi empresa no es "maravillosa", no me estoy forrando ni mucho menos, pero aún doy trabajo a diez personas, otras, por supuesto, que no consideran un "negocio" reventar su empresa y cobrar del paro.
Y otra cosa. Si los de antes se hubiesen salido con la suya, habrían tenido indemnización y paro igual, pero yo habría perdido todo mi patrimonio y me hubiese quedado en la calle sin ningún subsidio. Por algo soy autónoma.

Pero claro, eso no se dice, ¿verdad?
Es mucho más fácil lo del empresario malvado y de baja catadura moral, eso sí, adornado con mucha palabrería de corte social.

elena dijo...

Por cierto, no es "inmoviliario", es inmobiliario, que se me ha ido el dedo a la tecla de al lado.

Y otra cosa, ahora que estamos, José Carlos. Las políticas de inmigración del gobierno, tal vez no sean tan malas después de todo. La mayoría de mis empleados actuales proceden de Ecuador y Chile (antes de que lo digas, con contrato legal e indefinido, que por algo tienen ya más de un año de antigüedad). Y son gente que comprende que hay que trabajar para vivir y respetan su puesto de trabajo.

¿O ahora me vas a decir que son gente que viene de fuera a quitar el pan a los de aquí?

elena dijo...

Y además...

Pues no, no me ha ido bien con la crisis, lo creas o no, afecta a todos. Pero te aseguro que me ha pillado bien entrenada y sabiendo muy bien lo que es reducir gastos y llegar al rendimiento óptimo.

Y no de los sueldos de los empleados. Siempre he sabido que hay que cumplir con la gente que cumple.

Y te aseguro que, cuando toque, sabré estar a las maduras con quien no me ha abandonado a las duras.

Y no, no me siento insultada, la ignorancia es atrevida, también la mía quizas. No se debe generalizar un caso particular, pero os aseguro que no soy única ni mucho menos, que la empresa pequeña hoy día está muy maltratada y aún así, da trabajo a un importante porcentaje de gente. No se debería tratar una empresa de diez trabajadores igual que una de diez mil.

Y acabo. Ruego disculpen el rollo.

josecarlos.jcg dijo...

Elena, del mismo modo que tu no generalizas, yo tampoco lo hago. No te me confundas y me endilgues el tópico del "empresario malvado" y sin escrupulos.Son ya muchos ańos de vida laboral para tener una perspectiva bastante acertada de lo que se cuece el mercado laboral en lo que a ambas partes se refiere. Pero con lo que no estoy dispuesto a comulgar es con esa cantinela de que los espańoles no quieren trabajar o no aprecian o respetan su puesto de trabajo, son propensos a coger bajas, etc...

Del mismo modo, ese respeto al puesto de trabajo que atribuyes a (no falla) los trabajadores inmigrantes es de sobras conocido por quienes tenemos que fajarnos con este fenómeno tan aplaudido y beneficioso (para algunos).
Que tu hayas sufrido una mala experiencia, no significa que debas generalizar y aunque afirmes que no lo haces, el hecho de que la mayoria de tus empleados sean inmigrantes ya pone de manifiesto la discriminación que sufre el trabajador nacional por el simple hecho de serlo (racista?,xenofoba?...)que es la linea a seguir por la mayoria de pequeńos y medianos empresarios (no todos) amparandose en esa argumentación que tu esgrimes.En mi entorno, esta praxis se aplica de forma sistematica, desplazando a cuadrillas enteras de trabajadores en favor de los "responsables" trabajadores extranjeros.Responsabilidad que radica en, hablando en plata, pasarse los ya devaluados convenios, por el forro de los...
"Quitar el pan a los de aqui" tiene multiples interpretaciones. Unas mas acertadas que otras. Sera la ignorancia o el hastio?...o la indignación que produce el sufrir una realidad dia a dia y comprobar como se justifica lo injustificable con el cinismo mas extremo.

Disculpa si te has sentido insultada.No mas que yo cuando se leen ciertos mensajes que llevan esa carga implicita de considerar mejor o peor persona (o trabajador) a alquien por mera cuestión de nacionalidad.Si yo peco de la misma falta, estamos empatados. Revisa su contestación al respecto...No hay mejor definición de la verdad, que la que dice que es "lo que la razón no puede negar".
No es tan mala politica, desde luego que no.

elena dijo...

Algo me dice que vamos a acabar siendo amigos, Josecarlos.

He visto que mencionas la palabra "cuadrilla". Eso me sugiere el mundo de la construcción. Si es así, acepta mis disculpas. Si yo perteneciera a ese mundo es muy probable que mi postura estuviera muy cercana a la tuya. Demasiado sinvergüenza hay suelto en vuestro sector, que se han puesto los bolsillos como odres y ahora lloran porque no pueden vender pisos a setecientos mil euros.

Yo soy de otro mundo, la alimentación hostelería. Y si hemos ido a parar a "las" inmigrantes (mucho más que a "los") es porque aquí este se consideraba un trabajo de tercera, mero paso a algo mejor. Y la gente de fuera lo aceptaba como algo mucho mejor que fregar o cuidar abuelos. No es xenofobia al compatriota, por Dios, es pura ley de oferta y demanda.
Sin embargo las cosas han cambiado algo. Hace poco he fichado a dos españolas que valen muchísimo y aprecian su puesto de trabajo.

Siempre se aprende de las malas experiencias, tanto empresarios como trabajadores. Y es cierto, generalizar no es bueno.

Y si me permites una sugerencia, te diría que continuemos nuestra "pelea" en otra entrada. Una cosa es que El Emigrante nos invite a participar en su blog, y otra es que nos comportemos como "okupas". ;)

Un saludo.

El emigrante dijo...

Elena, no tienes que justificarte ni explicar nada, esta claro que tu no eres Díaz Ferrán ni tus empleados son los de Air Comet, y es cierto que en ese sector, antes de la crisis pocos querían estar, asi que es lógico que este copado por inmigrantes.

En mi opinión, ambos, tu y Josecarlos habláis de dos experiencias totalmente distintas.

En cualquier caso creo que ya ha quedado bastante aclarado, y no lo digo porque me moleste (mi blog esta abierto a cualquier polémica:)) sino porque creo que al final ya solo que da la discusión y el enfrentamiento.

Un saludo a los dos.