lunes, 15 de febrero de 2010

Israel


Hace unos días publique un articulo en el que hablaba de los judíos ortodoxos, nada especial, algo que me llamo la atención y que me apetecía compartir con ustedes, aparte de que con eso variaba un poco del tema de la crisis y Zparo, que esto iba pareciéndose cada vez mas a un blog monotemático.

El caso es que entró alguien que se indigno porque comparaba el extremismo religioso de esos ortodoxos judíos con los musulmanes, y me acuso de “tibieza moral” (les dejo aquí el enlace por si se lo perdieron)

Mi opinión sobre el conflicto judío-palestino ya la deje muy clara aqui y el hecho de no ser parte interesada (no tengo intereses o filiaciones en uno u otro bando) me permite dar una opinión objetiva sobre el tema, así que ya puestos, le voy a contestar a ese lector porque comparaba un extremismo u otro.

Se nos vende Israel desde algunos ámbitos como un oasis de democracia en un desierto de fanatismo e intolerancia, y cuando vemos por la televisión a Bar Rafaeli o los reportaje de “Españoles por el mundo” casi que parecen un país occidental mas, secular y liberal, pero no se engañen:

Un país que no tiene pan durante una semana debido a su religión no puede llamarse secular y liberal (si no eres creyente o profesas otra religión te jodes y comes pan duro, o congelado como todo quisqui)

Israel es un país donde casi todo desde el nacimiento a la muerte, desde el matrimonio al divorcio es religioso.

Israel es el único país del mundo donde las calles están sin autobuses y las vías sin trenes un día a la semana por motivos religiosos.

Israel es el único país donde su línea aérea no trabaja un día a la semana por motivos religiosos.

Israel es el único país donde se sirve comida fría en hospitales y hoteles un día a la semana por motivos religiosos.

Israel es un país donde hay líneas de autobuses que separan a hombres y mujeres por motivos religiosos. En Israel hay barrios con aceras solo para hombres y solo para mujeres.


Israel es una democracia donde una pareja que quiera tener un matrimonio no religioso se tiene que ir a Chipre.


En Israel el estado subvenciona a una parte de la población (los ultra ortodoxos) que no trabaja y cuyo único objetivo en la vida es producir niños y estudiar las sagradas escrituras, a costa de los impuestos del resto de la población, que además ha de pasar dos años completos de servicio militar obligatorio, del que también están excluidos los religiosos.

Y todo eso contando con que en Israel hay unos 1,7 millones de habitantes, casi el 24 porciento de la población que no es de religión judía (musulmanes, cristianos, drusos y circasianos)


Teniendo en cuenta todo, no creo que se pueda encontrar muchos países como este, desde luego no entre los países democráticos.


¿Entienden el por qué de mi comparación?

3 comentarios:

Wafah dijo...

Creo que no soy sospechosa de defender la posición de los judios precisamente por eso quiero romper una lanza a favor del tal "Angel" cuando hizo ese comentario en tu anterior articulo sobre Israel. Con todos los respetos, y se muy bien lo que estoy escribiendo, creo que comparar la actitud de los integristas palestinos con la de los judios ortodoxos me parece injusto a todas luces. No he visto todavia a ningún judio ortodoxo poner una bomba en palestina o tirar un cohete Kasam, cosa que si hacen los palestinos casi a diario contra las ciudades israelies. Creo que, como dije en el anterior articulo, los judios ortodoxos están en todo su derecho de vivir como quieran siempre que no se metan con nadie y me parece que eso es lo que hacen, cosa bien distinta a la que hacen las milicias de Al Fatah o Hamas. Precisamente ahi está la diferencia entre un pais democratico como Israel y los paises arabes de su alrededor. En Israel, se diga lo que se diga, la religión está al margen del gobierno, mientras que en las dictaduras arabes, religión y poder son cosas totalmente unidas, y el ejemplo mas claro está en Irán. El gran reto que tiene la civilización árabe es romper esas cadenas y poder separar la sociedad civil de la religión. Hasta que esto no ocurra no podrán formar parte de los paises democraticos que tienen a la libertad y los derechos humanos como bandera. Saludos y besos para ti, emigrante.

Ariel W dijo...

Emigrante, es la primera vez que te leo. El artículo al cual haces referencia es un poco peligroso. Yo vivo en Israel y me parece que estas opinando de cosas que no sabes, cosas que tal vez te contaron.

Es prudente repetirlas? Creo que no. Conozco Ortodoxos que se han insertado en la sociedad "normal" (así la has llamado, pero si te pones a pensar, quien dice qué es normal?) y no son nada que ver a como lo relatas.

Saben muy bien lo que es una cuenta de banco, y un teléfono celular, y manejan el iPod mejor que yo.

Por favor, escribamos de lo que sabemos. Y de lo que no sabemos, mejor no escribamos.

El emigrante dijo...

Wafah, a veces creo que no lees mis artículos, en fin, te repito lo mismo que le dije al tal Ángel; para ser fanático no hay que ir por ahí tirando cohetes, y para mi lo mismo son los que creen que el mundo ha de ser regido por Ala que por Yaveh.

Dicho esto, completamente de acuerdo contigo en que cada uno tiene derecho a vivir su vida como le plazca ¿Cuándo y donde he dicho yo lo contrario?

Y eso de “En Israel, se diga lo que se diga, la religión está al margen del gobierno”….estooo, mira, léete otra vez mi articulo, sobre todo la parte donde dice que en Israel no se permiten los matrimonios civiles, que han de ser hechos bajo el rabinato, y esa parte (a lo mejor te la has saltado) en la que dice que una vez a la semana el país SEPARALIZA por un hecho religioso, ¿país laico? Si, claro, como Iran.

Por lo demás, de acuerdo con lo que has dicho sobre los países musulmanes y la democracia.



Ariel, bienvenido, he leído tu respuesta y me siento un poco extrañado ¿articulo peligroso? ¿Por qué? Solo es un artículo de opinión ¿Qué tiene eso de peligroso? En los países democráticos (aquí al menos) expresar libremente tu opinión no es peligroso…

Por supuesto que no he vivido en Israel, pero la persona que firma el articulo si; es corresponsal del diario ABC(donde se publico originalmente) y vive en Israel hace bastante tiempo, así que como mínimo, merece cierta credibilidad ¿no?

Y me alegra saber que existen ultraortodoxos que se han reintegrado a la sociedad normal (o llamémosle convencional, si te parece mejor) sin problemas, pero eso no hace que lo que se dice en ese articulo, lo que les ocurrió a esas personas (de las que se dan nombres y apellidos) sea mentira.

Limitemosnos a ignorar o disentir de lo que no estemos de acuerdo o no nos guste, no pretendamos a los demás prohibir hablar sobre ello.

Un saludo a los dos