domingo, 23 de mayo de 2010

Porque es lo que tengo intención de hacer

Era un día de primavera, uno de esos en los que el cielo soleado y limpio le hace darse cuenta a uno de lo afortunado que es al haber nacido en esta tierra.

Iban paseando por el centro, moviéndose entre la gente que atestaba la calle entrando y saliendo de las tiendas, moviéndose de un escaparate a otro o simplemente sentados en las terrazas de los cafés, disfrutando.

En teoría, habían quedado para ir de compras, pero ya no se acordaban de eso, hablaban y hablaban sin parar, pasando de un tema a otro, con esa naturalidad de los que se sienten bien juntos y nada más les importa.

Hablaban, se interrumpían, reían y volvían a empezar, mientras el tiempo pasaba sin que ninguno de los dos se diera cuenta.

Entonces un grito les interrumpió, y ambos se volvieron.

Entre la gente corría un niña. No tendría más de 5 años, era regordeta, con un gran lazo azul en el pelo alborotado y colorada por la carrera. Cuando estaba a dos pasos de ellos se lanzó a la pierna de el gritando:

-¡Tito!¡tito!¡titooo!

La chica se sobresaltó por un momento, pero él miro hacia abajo, con una sonrisa en los labios, mientras alargaba los brazos y la alzaba del suelo, riendo.

-¡Hombre! ¡la carabollo! le grito, mientras la movía de un lado a otro, fingiendo que iba a dejarla caer, mientras ella no paraba de reír.

Al rato la dejo en el suelo, con una gran sonrisa en su cara y el pelo revuelto, acalorada, pero aun alzando los brazos, pidiendo empezar el juego otra vez.

En ese momento se dio cuenta de la chica al lado de su tío, que miraba la escena sonriendo.

-¿Quién es esta tito? Pregunto con descaro, mientras la observaba con mirada curiosa.

-Es una amiga- respondió el

-¿Es tu novia?

La pregunta les hizo reír a los dos, aunque ella quizá un poco ruborizada.

El se agacho, la cogió por la cintura y la alzo de nuevo, preguntándole:

-¿Quieres que sea mi novia?

La niña la miró de nuevo, esta vez durante mas tiempo, con el ceño fruncido, concentrada, como si tuviera que tomar una decisión muy importante. Al cabo asintió y con una gran sonrisa gritó:

-¡Si!

El sonrió y se arrodilló, dejándola en el suelo. Entonces le dijo:

-No te preocupes, será mi novia, y no solo eso; voy a casarme con ella.

La niña rio y saltó al oír estas palabras, y se fue corriendo buscando a su madre, sin duda para contarle lo que acababa de saber.

El la siguió con la mirada, sonriendo, viendo como se alejaba.

Pero la chica, desconcertada, dijo:

-¿Por qué le has dicho eso?

El alzo la cabeza , aun con la sonrisa en los labios, y la miro a los ojos.

-Porque es lo que tengo intención de hacer

Ella no respondió, no hacia falta. Sus ojos lo decían todo.

5 comentarios:

elena dijo...

Ah, qué bien sabe un pequeño y refrescante relato romántico entre tanta sucia política.
Gracias.

Wafah dijo...

Ayyyy ¡Que bonito es el amor! Espero que cuando me pidan matrimonio sea al menos tan bonito como eso. Saludos.

maximusIII dijo...

¡Qué bonito! Desgraciadamente si haces eso en la vida real la muchacha se apartaría y te diría, '¿dónde vas, flipao? Más quisieras.'

Neno dijo...

Esta genial me gusta casi tanto como el anterior que habías hecho de este estilo.
Entre tanta mierda que nos llueve a diario el leer cosas como esta es mejor aún.

Y bueno con todo el respeto maximusll, si se escribe algo así es probable es que venga apoyado por una historia real, y en el caso de que la respuesta de la muchacha fuera textualmente esa, pues no doleria demasiado ya que bueno...lo más probable es que no mereciese la pena no?.

Se agradece el post.

El emigrante dijo...

Me alegro de que os haya gustado a todos, a mi también me apetece de vez en cuando dejar un poco la política al lado, así que si os parece, seguiré escribiendo algo en esta línea (¿me estaré amariconando?¿será la primavera que la sangre altera?;)) pero que nadie se confunda; este no es un blog de ensayo literario, aquí estamos para comentar hablar de España y su situación, y en ultimo termino, derribar este gobierno de mentirosos y fanáticos, o por lo menos, arrimar el hombro;)

P.D: Desgraciadamente, tenéis razón; si tu haces esto en la vida real lo mas seguro es que la chica salga por patas o que te denuncie por acoso o algo así… hay que tener muchos cojones, o estar muy seguro de uno mismo para hacer estas cosas ;)