domingo, 15 de agosto de 2010

¿Obama odia a cataluña?




Vaya disgusto tienen los progres del gobierno esta semana. Resulta que ha salido un informe diciendo que en cataluña y baleares no se respetan los derechos humanos.

No, no es que están marcando como una estrella aquellos que se apelliden Pérez o Gutiérrez (aunque al Carod este pensamiento seguro que le pone cachondo) sino que hablan de la libertad lingüística, que también es un derecho humano.

Al principio los progres arrugaron la nariz y dijeron que los informes que haga las FAES o cualquier otro observatorio fascista (no están de acuerdo con ellos ergo son fascistas) no tiene ninguna credibilidad.

El disgusto se lo han llevado cuando se han enterado que las acusaciones parten del DEPARTAMENTO DE ESTADO NORTEAMERICANO (ahí es na) que en su informe anual del sobre los derechos fundamentales de las personas denuncia la “discriminación por razones de lengua que se produce en estas dos comunidades”.

El primer reflejo del gobierno fue acusar a los estados U.S.A y a su presidente de fascistas (la costumbre, ya saben) pero entonces se acordaron que ya no gobierna el malo, malísimo Bush, sino el bueno, buenísimo Obama, el amiguito de Zp, con el que estuvo tomando te y rezando no hace mucho ¿se acuerdan? (y es que nuestro presidente es muy ateo y muy laico, pero cuando se trata de salir en una foto con Obama, esos pequeños detalles, como los principios, las creencias y la ideología, los deja de lado)

El caso es que el informe llega a esa conclusión basado en pequeños cosas, nimiedades, como el hecho de la prohibición de recibir educación en español en cataluña, o la imposibilidad de dirigirse a la administración catalana en español, o el despido de Cristina Peri Rossi de la emisora Catalunya Radio por hablar español en lugar de catalán, junto con el decreto del gobierno balear que obliga a los médicos y todo el personal sanitario de la isla a aprender catalán (¿o era mallorquín? Da igual, si no se ponen de acuerdo ni ellos…) o perder su empleo.


Y es que estas cosas, por mucho que a fuerza de sufrirlas cada día, nos parezcan normales, no lo son. Lo triste es que tengan que venir de fuera a recordárnoslo.




P.D1: El gobierno ya ha enviado un contra informe diciendo que no, que están totalmente equivocados y que les invitan a una ensaimada. Y que si viene Obama a probarla, mejor, que septiembre se acerca y con el, las nuevas cifras del paro, y Zp necesita alguna foto con que desviar la atención, el hombre.

P.D2: Antes de que algún catalanofilo salga a decir que quienes son ellos para hablar de respeto a derechos humanos, y saque a Guantánamo y bla,bla,bla para escurrir el bulto, que lo olvide; el hecho de que sean unos hipócritas (que lo son) no significa de que lo que dicen en este informe sea mentira, así que, si quieren discutir, ya saben: exposición razonada.

PD3: Ahora sale el Lapuerta o el charnego diciendo que el Obama lo que tiene es odio cerril a cataluña... como si lo viera.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

solidaritat catalana,son unos marginados por ellos mismos,menos mal que "laobama" , no fue a tierras catalanas que si no cualquiera los aguanta,en fin supongo que el lio montado es culpa de los politicos,,,ya mismo va el papisimo a barcelona ...

Valaf dijo...

Pues tienes razón, oye.
La libertad lingüística está dentro de los derechos humanos más elementales. Nadie puede coartar nuestra libertad a expresarnos en la lengua que creamos oportuno. Nadie puede superponer una superestructura política a ese derecho tan elemental (porque los individuos son los depositarios de los derechos, no los territorios. E incluso creo recordar que se formuló un manifiesto en cuyo ideario constaba este asunto).
Así, nadie puede obligar a nadie a hablar o conocer una lengua, si es que nos creemos eso de la libertad y no acabamos arrimando el ascua a nuestra sardina ideológica.

Y nadie ha de tener la obligación de conocer el catalán.
Y nadie ha de tener la obligación de conocer el castellano.
De todas formas y por razones prácticas, seguro que los hablantes estimarán conveniente dominar alguna forma de expresión común (no sé, quizá aquella que, por las razones que sean, sea la más hablada en el orbe)

Son lenguas que se conocen, se usan o dejan de hacerlo, según la santísima voluntad de los individuos.

Celebro estar de acuerdo contigo en este punto, emigrante.

El emigrante dijo...

Si, es que las multitudes saludando a la primera dama aquí en Andalucía era “catetismo” y mal gusto por parte de la Michelle por elegir el típico destino de sol y playa de cemento. Pero si hubiera elegido Barcelona y la Costa brava y hubiera sucedió lo mismo (lógico, a la gente le llama la atención los famosos, llámense Michelle Obama o Belén esteban) aun estaríamos oyendo de la hospitalidad y el calor del pueblo catalán y la proyección internacional de Barcelona ¿o no?




No Swami, no creo que estemos de acuerdo nunca, no al menos hasta que no reconozcas que lo que ocurre en Cataluña con la enseñanza de la lengua española (la prohibición de recibirla en la educación publica) es lo mismo que hacia Franco en sus tiempos con la catalana… pero aquello era una fascistadas y esto esta pero que mu bien ¿verdad?

Y sobre los derechos de personas y naciones, por mucha demagogia que le eches, pues tampoco. Porque, por supuesto los individuos tienen derechos, pero los “territorios”(yo prefiero llamarles estados o naciones) también; por esa misma razón un territorio no puede violar las fronteras o el espacio aéreo o marítimo del vecino, por ejemplo. Y te repito, por enésima vez, si vives en mitad de la Antártida nadie te obligara a aprender ningún idioma, pero si lo haces en un estado tienes la obligación de hacerlo. ¿Qué no estas de acuerdo? Perfecto, pero eso no cambia la realidad.

La santísima voluntad de un individuo (aunque sea la tuya) no esta por encima de las leyes.

Valaf dijo...

Jajaja, cahis la mar!

El emigrante dijo...

Po si.