domingo, 31 de octubre de 2010

Pequeños monstruos

Desde siempre se ha dicho que los niños nacen puros, inocentes, sin maldad, y que es luego, al crecer cuando la sociedad les cambia y dejan atrás la inocencia.


Pero ese cambio es gradual y muy atenuado, y es en los principios de la adolescencia cuando comienzas a ver actitudes negativas más propias de adultos. Por eso, cuando ves a un niño comportarse como yo lo he visto, no puedes encajarlo en tus creencias y estándares, salvo como aberración o monstruo, que es como he encabezado este articulo.


Les cuento.



Estoy en paro desde hace mucho tiempo (nada de especial, hay otros cuatro millones de españoles en la misma situación) salvo que como nunca me creí las promesas de Zpinocho, esas que hablaban de creación empleo, fin de la crisis y brotes verdes, y tenia que hace frente a muchas cosas (hipoteca, préstamo, coche, etc.) me planteé que podía hacer, que sabia hacer, y no encontré mejor solución que ponerme a dar clases particular de ingles. Pensaran ustedes”pues vaya solución, con eso solo se consigue dinero para tomarse unas cañas cada fin de semana” y normalmente es así, pero si te lo curras bastante, si eres lo bastante bueno y si no te importa trabajar mas horas que un reloj incluso los fines de semana, se puede sacar para pagar una hipoteca, y mas.


Claro que eso hace que no puedas permitirte lujos como elegir alumnos, y que tengas que tragar desde el típico cincuentón recién divorciado, que quiere “empezar de cero” y para ello no se le ocurre otra cosa que ponerse a aprender ingles (aunque tu veas desde el primer día que en menos de un mes se aburrirá y lo dejara) la ama de casa que, según ella, “tenga una buena base” porque hace veinte año siguió un cursillo por correspondencia, o adolescentes ceporros que si no saben ni escribir correctamente en español, imagínense en ingles.


Con todo, lo peor son los niños pequeños, no por nada, sino porque lo que tienen que aprender es tan básico que la clase se hace eterna de aburrida, pero bueno, dinero es dinero y no me quejo, ni nunca rechazo a un alumno.


Hasta esta semana.


Me llamó una madre (divorciada, como supe luego) que quería que le diera clases a sus mellizos de 9 años para prepararles para el examen del británico, según ella tenían buen nivel, pero me advirtió que uno de ellos tenía un “pequeño” problema de trastorno de déficit de atención. Nada grave, me dije, tengo alumnos hiperactivos (a uno casi hay que atarlo a la silla) e incluso uno con autismo; nada que no pueda manejar.


Error.


Porque lo que me encontré el primer día son dos niños que de hermanos solo tendrían los apellidos; uno pequeño, rubito, con gafas, el típico empollon vamos. Mientras que el otro, enorme (así a ojo le eche 12 o 3 años) gordo y corpulento, chulo y las manos pegajosas de comerse los mocos (literalmente)


Lo primero que pensé fue que a esta mujer le habían dado el cambiazo en el hospital” pero bueno, cada vez que veo a mi hermana pienso que soy adoptado  así que, me olvide del tema y empecé la clase. O lo intente.


Y es que una hora con ese pequeño monstruo me hizo replantearme si la prostitución masculina era de hecho tan mala idea para ganar dinero; no voy a enrollarme, solo les diré que fue la peor experiencia como profesor en mi vida.


Al terminar la clase, y su madre vino a ver como había ido, mire al niño y le enseñe mi cuadro de horarios “Mira todos los niños que tengo, le dije, si la próxima clase te portas igual no volveré ¿entendido?” y cuando el niño empezaba a arrugarse la madre saltó cual leona defendiendo sus cachorros, y me espeta “No le digas eso que se va a sentir culpable, como que no se lo merece, y el se lo merece todo, todo” acariciándole y besándole, mientras yo pensaba “muchas gracias por reforzar mi autoridad, señora”


A partir de ahí las cosas fueron de mal en peor, se negaba a atender ninguna explicación, a hacer deberes, a escribir incluso. Tenia incluso que arrastrarle físicamente a la mesa para que dejara de jugar a la nintendo o a pegarle patadas al balón.


Y para colmo, la madre me venia diciendo “me dijiste que los prepararías para el británico, pero no veo avances” mientras yo me mordía la lengua para no soltarle “Señora, los milagros, a Fátima”


Lo único bueno de esa interminable hora era el hermano, uno de esos niños que solo mirarlos rehacen sonreír, guapo, simpático y muy, muy listo. Le encanta el ingles y se le da muy bien, con 9 años ya sabe que quiere ser profesor de ingles y la verdad es que tenía una capacidad de aprendizaje y retentiva asombrosa. Por eso, cuando su hermano se dedicaba a sabotear la clase y a joder por joder, el chaval se quejaba, intentaba que se callara, y ya como ultimo recurso, llamaba a la madre.


Pero el ultimo martes, cuando se levantó para llamarla, después de que su hermanito le quitara el libro, este le empujo contra la pared, le arrinconó en un rincón y empezó a golpearlo de forma tan salvaje que me quede paralizado.


Todos hemos sido niños, y los que hemos tenido hermanos sabemos que estos se pelan continuamente, pero la forma de golpear de ese animal, el ensañamiento y la fuerza con lo que lo hacia era puro maltrato. Cuando reaccione y pude separarlo (no vean lo que me costó) el pequeño intentaba contener las lagrimas, en shock.


Se acerco a la mesa, se sentó y se metió un bolígrafo entre los dientes, mordiéndolo fuertemente.


Me impresiono más que la paliza.


Porque ver a ese niño, con la cara roja por los golpes, aguantándose la frustración y las lágrimas, mordiendo un boli lleno de marcas, señal de que no era la primera vez que ocurría, es una de las cosas mas tristes que he visto en mi vida.


Y el otro monstruo riéndose.


Pero lo peor vino cuando fui a buscar a la madre y esta, lejos de escandalizarse, de echarle una bronca, o, que coño, darle un buen soplamocos, solo comentó “estos niños” mientras les metía prisa para que se cambiaran que iban a llegar tarde al fútbol.


En ese momento decidí que no iba a darles ni una clase mas, porque la próxima vez que viera a ese pequeño cabron abusar de su hermano, le iba a dará hostia que no le han dado en su vida, y que ha hecho que sea así, y al final, iba a buscarme un problema grave.


Porque esa madre, cegada por el problema de su hijo, en lugar de esforzarse en corregirlo, lo ha justificado y consentido, protegiéndole de todo y todos, hasta hacer que este piense que ninguna acción tiene consecuencia, que puede hacer lo que le de la gana.


¿Creen que exagero?


Cuando le separe de su hermano y mientras este se recuperaba, le dije “¿Crees que eres el mas fuerte, el mas duro? ¿No sabes que siempre hay otro mas fuerte que tu?”


A lo que él, con su mirada chula me respondió, antes de acercarse a su hermano y darle una colleja que sonó como un latigazo:



“No, en mi clase soy el mas alto y el mas fuerte, y soy el que reparte”


El que reparte… ¿Cómo cuadra esa frase en un niño de nueve años? Estoy seguro que el es el ejemplo perfecto del “bulling” del que tanto se habla ahora, y que no es otra cosa que el típico abuson que pega y amedrenta a todos sus compañeros, amparado en su fuerza, la indiferencia de sus profesores y la ceguera de sus padres.


Entre todos han creado un monstruo, porque ¿si con 9 años ya maltrata de su hermano y abusa de sus compañeros como será como llegue a la adolescencia? ¿Cómo reaccionara ante las calabazas de una chica, o una discusión de tráfico?


Llámenme exagerado, pero estoy seguro de que he sido testigo del nacimiento de un monstruo, uno pequeño, pero que crecerá y se transformara en otro Antonio Puerta o un rafita.


Y cualquiera de nosotros puede ser el Neira que se cruce en su camino.





P.D: Con todo, lo que mas siento es dejar a su hermano, atrapado entre una madre indiferente, solo preocupada por su otro hijo, un padre ausente, un hermano abusador y sobre todo, la conciencia de que nadie se preocupa por el… que lastima, que lastima de inteligencia, de capacidad desaprovechada…que lastima.

8 comentarios:

sinrrumbo dijo...

eso de "gilipollo".,una graciosa palabreja ......y esos monstruos .,despues pueden ser los sospechosos del futuro...un pokito culpita del adulto que no pone medios para "enderezar" las actitudes del menor... los dibujos animados tambien tienen violencia gratuita,que los niños reciben a diario junto a otras imagenes que sin quererlo tambien asimilan., los juguetes que estan en el mercado que luego se regalan,tambien ponen un perfil a ese "monstruo"...bueno.. a pasar un placido domingo...

elena dijo...

¿Por dónde empiezo?
Cuando un crío da problemas, lo normal es que el psicólogo del cole "recomiende" un psiquiatra que tardará un par de tardes en decir: "Síndrome de déficit de atención e hiperactividad". Receta Concerta o similar, y tan tranquilo. que pase el siguiente.
Los padres tienen nombre rimbombante y pastillas carísimas para el crío, por tanto, conciencia tranquila. Y eso es todo.
Pero si tienes ese "problema" y no quieres pasar por el aro, y eres de la opinión que hay que "educar y civilizar" al pequeño mónstruo, tendrás que cargar con el estigma de "mal padre", "anticuado" y cosas peores que no repito por vergüenza.
Yo, después de pasar por todo lo anterior, al final decidí seguir el consejo de una vieja monja:"Sé todo lo dura que puedas mientras seas más fuerte, cuando te pueda ya no habrá nada que hacer".
Y oye, es lo único que funciona, nada de malos tratos, lo máximo calentar nalgas, a la vieja usanza. Y cuando llega el momento que son más fuertes que tú, ya han aprendido qué significa el respeto.

Esa madre de la que hablas dice ahora que su nene "se lo merece todo". Dentro de cinco o seis años, tiene muchos números de tener ella "su merecido".

Lástima del hermano, pero él se acabará marchando a vivir su vida.

Saludos Emigrante.

Wafah dijo...

Al matón ese lo que le hace falta es un par de hostias bien dadas y veras como se entera de que va la cosa. Pero mientras que su madre siga dandole mimitos seguira igual. En cuanto a lo ultimo que has dicho, ni Neira era tan bueno (como se ha demostrado) ni Antonio Puerta tan malo. A veces las cosas no son ni blancas ni negras, son grises. Saludos para ti, emigrante.

Titania dijo...

Pues para eso está el defensor del pueblo (defensor del menor) y el ministerio fiscal. Triste caso, conozco algún otro similar, con el tiempo el niño abusón será, con mucha suerte, un inadaptado, triste y sólo en la vida; pero el hermanito quedará traumatizado de por vida debido a tan gratas experiencias por parte de un hermano maltratador y por qué no, también la madre pasiva y consentidora(comisión por omisión).
Si esa señora no está capacitada para tutelar a sus hijos hay que poner remedio cuanto antes, lo que priman son los derechos de los niños.

Viriato, pastor lusitano. dijo...

Pienso que más que educar al nene en cuestión, habría que educar al papá y a la mamá.
Cada fin de semana, por mi trabajo; trabajo en un centro comercial de cara al público, veo pasar por allí cientos de "angelitos" como el que tu describes: Maleducados, respondones, impacientes. Algunos, perdoneseme la expresión, unos auténticos hijos de p..., aunque sus mamás sea unas santas. Por experiencia, se, he podido comprobar que la culpa es de los papás y las mamás, que con tal de pasa un "finde" tranquilo, sueltan a sus vástagos por allí, sin ver que la "gracieta" de hoy, es el martirio de mañana. Saludos.

Candela dijo...

Emigrante, estando en casa de un amigo jugando una partida de cartas, el pequeñín de una de las jugadoras que no paraba de dar el coñazo, tirar las cartas y chillar, se metió debajo de la mesa y le arrimó un "bocao" al novio de la pasiva mami. El pobre no protestó, pero yo, visto lo visto dije en voz alta que si lo intentaba conmigo o lo corregía ella, o yo misma le daba un tortazo.

No me mordió, pero la mami del mostruito y yo perdimos el contacto, espero que le vaya bién.

el que dice lo que piensa dijo...

Uf, que historia mas cruel amigo emigrante, digna de la noche de Halloween. Lamentablemente es real, y cada día hay mas niñatos como ese, por lo que dices, indiferencia de los padres, maestros desautorizados, y la tele, que vamos a decir de la tele, de la mierda que ponen.
Lo que necesitan, como dice wafah, es un par de buenas ostias, que si se dan a tiempo, nos lo agradecerán. Yo creo que a todos nos han dado un bofetón nuestros padres, y no nos hemos vuelto locos no?
Y este crio, miedo me da cuando vaya al instituto, que es una escuela de delincuentes, bien pocos se salvan. En fin, le deseo suerte en la vida al hermano maltratado y al otro nada, ese ya es carne de cañón, o poco le falta, que pena.

Saludos

El emigrante dijo...

Pues que quieres que te diga, sinrrumbo, yo me crié viendo los dibujos animados de Bola de dragón y los Caballeros del zodiaco, que no eran precisamente pacifistas y no he salido tan mal (cuestión de opiniones, claro :)) yo creo que el 90% de la culpa la tienen los padres, tan simple como eso.



“Dentro de cinco o seis años, tiene muchos números de tener ella "su merecido" frase lapidaria donde las haya Elena, y cierta. Yo sobre todo lo siento por el hermano, que por mucho que se acabe marchando, le quedan muchos años hasta eso.


Neira no seria tan bueno, pero al que le reventó la cabeza un yonqui fue a el. No confundamos a las victimas con los verdugos solo porque no nos gustan como piensan ni como actúan, wafah, ¿o es que defiendes al Puerta?


Pues si Titania, pero a ver quien le pone el cascabel al gato; ¿crees que después de 9 años no hay nadie mas, profesores, educadores, familiares, etc que no le hayan dicho a esta mujer como es su niñito? Y ahí sigue.


El único consuelo que nos queda Viriato, es que tarde o temprano los “papas y mamas” tendrán que enfrentarse con las consecuencias de sus actos (o ala falta de) o sea, sus niños, ya creciditos y convertidos en dictadores caseros (en el mejor de los casos) ya se que a ti no te sirve de mucho cuando te molestan en el trabajo, pero algo es algo.


Jajaja, hubiera pagado por ver la cara de tu amiga Candela jajajaj


Es que hoy día nos creemos que los niños son de cristal, y que por subirles el tono se van a traumatizar. Y lo pero es que ellos lo saben, y se aprovechan, pero vamos, que o esto cambia o yo no se, porque cuando echo un vistazo a la “nueva generacion” tiemblo.


Saludos a todos.