martes, 15 de marzo de 2011

Solo la puntita...


Aunque ahora parezca oportunista decirlo, me lo esperaba. Cuando las revoluciones surgían en los países árabes como setas, y parecía que las dictaduras caían imparables como fichas de dominó, cuando todo el mundo se felicitaba por la llegada de la democracia a la zona, yo esperaba que pasara algo como esto. Y es que hasta ahora han derrocado una dictablanda regida por un tipo que más que un tirano era un funcionario (Ben Ali) y a Mubarak, un hombre que amaba demasiado su país y su pueblo como para usar las armas contra ellos. Pero cuando la “ola de libertad” ha llegado a las puertas de un autentico loco, ya vemos lo que está pasando.

Estoy hablando de Gadafi, claro, que hace una semana parecía que tenía los días contados (hasta lo veían ya exiliado en Venezuela, con su coleguita Chavez) y ahora está cada vez más fuerte, más asentado, y recobrando terreno día a día. Y es que, quien ya sacaba el champan y celebraba, no era más que un ingenuo o un desinformado, porque Gadafi no es Ben Ali cuya única ambición a estas alturas era jugar con sus nietos, ni Mubarak, un hombre que nunca se vio a sí mismo como un dictador, y que por nada del mundo querría pasar a la historia con ese nombre. Gadafi es otra cosa, un iluminado en el mejor de los casos, o un psicópata en el peor (muchas veces la única diferencia entre uno y otro solo está en el éxito) que no dudará en pasar por encima de su pueblo para conservar el poder que cree que le pertenece por derecho.

Y el problema es que tiene los medios para hacerlo; las armas, la mayor parte del ejército, y, sobre todo, a los miles de mercenarios africanos que harán lo que sea por dinero. Y si algo le sobra a Gadafi, es dinero.

Ahora que el tsunami de Japón ha convertido a Libia en una noticia de segunda página Gadafi va a emplearse a fondo para aplastar a los rebeldes, ya ha recuperado casi todo el oeste y en estos momentos avanza hacia oriente, donde los alzados se preparan a echar el resto, porque saben que si pierden, será su final; Gadafi no tendrá piedad de ellos, pero lo tienen crudo.

La única esperanza que les queda es una intervención militar de Estados Unidos y Europa, pero después de lo ocurrido en Irak y Afganistán, donde desde los países árabes (y sus mismos ciudadanos) se les vio como invasores y expoliadores de recursos, las democracias occidentales no darán ese paso, menos con la situación económica en la que se encuentran, y con la sangría de dinero que supone las permanencia de las tropas den Afganistán, sin resultado alguno. A lo máximo que llegaran es a un bloqueo aéreo que impida que lleguen más mercenarios, pero nada más.

Y el caso es que deberían hacerlo, intervenir, sobre todo Europa, y no solo por motivos humanitarios, ni de justicia (en política internacional y con tantos intereses en juego, eso nunca es un factor importante) sino porque la Unión Europea ha sido tan torpe que se ha prestado a reconocer a los rebeldes, enfrentándose de facto a Gadafi, cuando estos aún no han conseguido nada.

¿Qué ocurrirá ahora? ¿Qué pasará cuando Gadafi recupere el control de su país? ¿Cuándo haya ajustado las cuentas con los rebeldes y se gire al norte, a mirar a esos europeos del que tan pocos kilómetros les separa y a los que tiene en sus manos?

En sus manos, sí, porque una parte importantísima del petróleo y el gas que recibe Europa proviene de Libia, y lo que es peor, en las manos del dictador está el control de los flujos migratorios ilegales, esas pateras que parten de África hacia Europa y que hasta ahora Gadafi refrenaba, queriendo ganarse el papel de amigo de occidente. Por no hablar de su historia como antiguo mecenas del terrorismo internacional (Lockerbie) que abandonó hace dos telediarios, pero que no tendrá ningún problema en retomar, y con ganas.

Cuando la guerra acabe y el polvo se asiente, veremos en que han quedado todos los “cambios democráticos en los países árabes” veremos cómo se comportan el resto de dictatorzuelos (Marruecos, Bahrein, Yemen, etc.) envalentonados con el escarmiento que ha dado Gadafi a los suyos, y veremos en qué situación queda la U,E, teniendo que volver a tratar, quieran o no, con un Gadafi en el pode, el mismo al que califican ahora de dictador y asesino.

Y todo por no hacer las cosas bien, por no querer comprometerse, por no decantarse claramente, ni a un lado ni a otro, y es que parafraseando a un amigo “no se puede meter solo la puntita, o la metes a fondo o no te molestes en bajarte los pantalones”

Y todos sabemos que hoy día, Europa solo se baja los pantalones para que le den por detrás bien fuerte, apretando los dientes, aguantando, mientras pone su mejor cara, no sea que el que la monta se ofenda.

5 comentarios:

el que dice lo que piensa dijo...

lo que yo pienso es que europa y estados unidos han hecho el paripe de que iban a intervenir, pero los unos por los otros, han dejado tirado al pueblo libio, y en efecto, gadafi, esta ganando terreno,que, como esto siga asi, volvera al poder, se habra desecho de los rebeldes, y nos jodera todo que quiera y mas, con la mierda del gas y petroleo.

saludos emigrante

Stop dijo...

Una reciente encuesta realizada en Egipto reflejaba cuales eran las preferencias mayoritarias del pueblo. Democracia, sí, por descontado. ¿Qué querrían ellos? Pues mayoritariamente opinaban que a los ladrones había que amputarles las manos, los homosexuales debían ser ahorcados; las adúlteras lapidadas y se debía imponer en Egipto la Ley Islámica.

Todo esto, muy democráticamente.

Nos están vendiendo lo que está pasando en los países islámicos como una corriente "democrática". Los islamistas han llegado al poder en Turquía de forma democrática. Que en Turquía el islamismo sea moderado es una consecuencia de décadas de laicismo y de un ejército turco contrario al islamismo radical. Pero... ¿cuánto durará eso? Gadafi es un loco, un demente, pero quizás sea menos malo que un régimen islamista a las puertas de Europa.

sinrrumbo dijo...

....jejeje que razon tiene tu amigo ,,,y en cuanto a tu "escrito", las "clavao"...¿que sera de los "europeos"?.... tambien has acertado,en la descripcion de los 2 "dirigentes" que han caido,..
uno, que no quiere asesinar a su pueblo, y el otro, no le "mola", que le recuerden como un "dictador", curiosa la decision de esa retirada., doy un "aplauso", por la decision de los u.s.a , de la u.e , de la o.t.a.n , y tambien de la o.n.u. del NO, a una intervencion belica en libia...,solo ayuda para, "cepillarse", "a los malos",y ayuda humanitaria.,... que por cierto, la liga arabe tambien podria "echar un cable", con esa "ayudita".,

El emigrante dijo...

Ahora parece que EE.UU se esta tomando el asunto algo más en serio, que creo yo que esperaba que los rebeldes quitaran ellos solos a Gadafi del poder, y cuando ha visto que no, pues quiere meter mano… pero pa´mi que ya es tarde.


Suscribo puto por punto lo que dices Stop, y es ue la gente aquí confunde realidad con deseo, y la realidad es que hoy día, islam y democracia son incompatibles. Y ojito con Turquía, que ya de laica le queda poco, al tanto.


Pues como no intervengan Sinrrumbo, los “malos” van ganar de nuevo…. Y veremos a ver el dia después de la guerra.

Un saludo.

Stop dijo...

Todo este tinglado de las revueltas en los países islámicos está orquestado por la CIA y el MOSAN.

Vamos a ver. Ninguno de los dos bando es bueno. Algunos vaís a tener que arrepentiros de vuestras buenas e inocentes decisiones de apoyar a todos estos "revolucionarios" que quieren lo mejor para su pueblo, pueblo islámico.

Lo tendréis que hacer, podéis guardar este comentario si queréis, y si estuviera sobrado de dinero podríamos apostar a que no voy a equivocarme, y es que nada más que alguno de estos grupitos comience a aplicar la Ley Islámica en su terruño liberado, ni que sea de cien metros cuadrados, y tengáis que ver, o quizás no se llegue a ver, bueno, como cortan manos, lapidan a las adúlteras, ahorcan a los homosexuales y liquidan a todos lo que no quieran acatar la Ley Islámica, vaís a entender que el fin de todo esto es crear un segundo Irak. Lo malo es que estará a las puertas de Europa.

Es una pena que la gente esté tan equivocada y sea tan sumamente ingénua sobre estos temas. Gadafi es malo, como lo era Sadam, pero al lado de lo que les espera a los libios, Gadafi es un trocito de cielo. Tiempo al tiempo.