lunes, 18 de abril de 2011

Candidatos a examen (II): Chacón

Bueno, hoy vamos con el análisis al segundo candidato a la sucesión de Zp, la ministra Carmen Chacón. Cada vez que miro a esta chica me resulta más claro que Zp la ha puesto ahí para conseguir que su gestión se vea recordada con buenos ojos; nada mejor para eso que dejar a alguien aún más incapaz que tú.

Y es que, mientras que a Rubalcaba le reconozco capacidad, oficio y experiencia (aunque quede invalidado, como los políticos de Vichy, por colaboracionista con el régimen y sobre todo, por prestar ayuda a ETA en el caso Faisán) en esta chica no veo más que bisoñez e inexperiencia, faltas todas ellas que se pueden resolver con el tiempo, pero no al frente del gobierno de España; ser presidente de un país es un trabajo muy serio, al que han de ir, en teoría, los más preparados, cualificados y experimentados, no una especie de prácticas en empresa para coger experiencia.

Y es que ¿Qué méritos tiene esta chica para ser presidente? Aparte de ser mujer, claro, que es el único que Zp ha visto en ella (le encantaría pasar a la historia como el que permitió que gobernara la primera mujer en nuestro país…ayy, si en vez de pensar tanto en el futuro lo hubiera hecho en el presente, quizás no estaríamos así hoy) bueno, ese y el saber cambiar de chaqueta en el momento más oportuno, pasando de ser la niña bonita de Montilla, a traicionarle para irse con Zp, y ahora, distanciarse de el para presentarse con opciones a las primarias. Aparte de esos “méritos” digo ¿Qué más? ¿Qué ministerio importante ha ocupado? ¿Qué responsabilidad? ¿que marrón ha sacado adelante jugándose el tipo? Como dicen en el PSC “Carme nunca se equivoca, porque nunca se moja”

Pero su falta de experiencia o incapacidad queda en un segundo plano con respecto a la razón principal que no es otra que una nacionalista catalana no puede ser nunca presidente de gobierno de España, por la misma razón que un pederasta no puede ocupar el puesto de profesor de infantil, esa mezcla no puede acabar bien, y la otra, tampoco.

Y es que para dirigir a España, lo primero, lo principal, es creer en ella, amarla, sentirse identificado, buscar lo mejor para la nación y sus ciudadanos, no verla como una vaca lechera que se puede exprimir hasta dejarla seca, mientras se la humilla además. Si fuera de Moncloa han conseguido poner al pais contra las cuerdas, no quiero imaginar lo que ocurriría ocupándola presidencia.

Y si alguien duda de las ideas políticas de la Chacón, que recuerden la manifestación pro Rubianes (uno que ahora estará muy calentito en el infierno; no se puede ir al cielo con tanto odio y desprecio dentro) en la que ella iba de las primeras, prestando homenaje al que se cagó en España y los españoles.



¿Pero cómo va ser presidente una tía que no sabe ni seguir la etiqueta y se presenta a actos oficiales con estas pintas?





Sale elegida y capaz de ir a las cumbres mundiales en chándal… o con la barretina.

2 comentarios:

Wafah dijo...

En lo de la capacidad es posible que tengas razón y no esté lo suficientemente preparada para ocupar un cargo tan importante, pero en lo referente al vestuario ahi no estoy de acuerdo contigo. A mi parece que iba muy elegante y muy guapa a ese acto militar y ya es hora de que alguna mujer se saliese del protocolo y dijese "aquí estoy yo". En eso realmente la envidio porque yo hubiese hecho lo mismo. Un saludo emigrante.

El emigrante dijo...

No Wafah, no tiene nada que ver con la elegancia, se trata de tradición y respeto; si vas a un acto de etiqueta y se te especifica exactamente que etiqueta lleva, saltártelo, y más, teniendo un puesto tan importante como el que tiene esa chica, es demostrar que no se está a la altura. Esto no es la pasarela Cibeles ¿sabes?